Jerarcas de SUGEF y Banco Central no conocen “banca ética” que defiende Banca para el Desarrollo

Este proyecto ha enfrentado dos fuerzas dentro del Estado costarricense, a quienes defienden el mantener intereses altos para los créditos bancarios (BCCR y SUGEF) y quienes defienden poner un tope que ronda el 30-35% a los créditos.

El debate por el proyecto contra la usura bancaria está revelando asunto del Estado costarricense que preocupan a quienes defienden el proyecto contra la usura bancaria.

El diputado liberacionista David Gourzong preguntó a los invitados a la sesión, Bernardo Alfaro del Banco Central (BCCR), y Rodrigo Cubero, de la Superintendencia de Entidades Financieras (SUGEF), si conocían el concepto de «banca ética» y ambos dijeron no conocerlo.

Caso contrario fue el de Marlene Villanueva, representante de la Banca para el Desarrollo, quien lo explicó en brevedad.

Este proyecto ha enfrentado dos fuerzas dentro del Estado costarricense, a quienes defienden el mantener intereses altos para los créditos bancarios (BCCR y SUGEF) y quienes defienden poner un tope que ronda el 30-35% a los créditos.

Los primeros alegan que habrá exclusión de muchas personas, porque los bancos no prestarán a quienes tienen alto riesgo. Para el BCCR y la SUGEF el problema es que muchos banco deben poner tarifas altas para poder financiar a los créditos morosos o incobrables. Es decir, cobrar alto a quienes son buena paga para que los bancos no pierdan por dar crédito a los mala paga.

Sobre la exclusión

Ese criterio, defendido por diputados conservadores como Ivonne Acuña, Erick Rodríguez, Otto Roberto Vargas y otros congresistas de la oposición, es refutado por Welmer Ramos, David Gourzong y José María Villalta, quienes consideran que la verdadera exclusión se da porque finalmente las personas que no pagan son llevados a cobros judiciales y son manchados por protectoras de crédito, que les impide luego recibir otros créditos.

LEA TAMBIÉN:

Ramos calculó que de cada ¢100 que ganan algunos bancos pierde ¢54, “perdónme, pero esa no es una línea de negocios, es una actividad especulativa”, dijo el diputado Ramos.

Ramos indicó que “me llama la atención es que esto lo está justificando las entidades que regulan a los negocios financieros”.

“Parece que la inclusión no es de la gente, sino de los entes bancarios”, insistió.

“Siempre habrá excluidos porque no tienen capacidad de pago, entonces prestarle a alguien sin capacidad de pago es hacerle un daño”, agregó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *