6 de febrero de 2023

El modus operandi tipo Jauría: Troles atacan de manera orquestada tuits de diputados

Aquí se lo demostramos: Jaurías de troles son dirigidos desde grupos a atacar mensajes de políticos y medios de comunicación con toda impunidad.

Comparta en


No importa quien sea el diputado o el personaje público, la evidencia permite hacer análisis media sobre cómo funcionan los grupos de troles que atacan en las redes sociales con el modus operandi tipo “jauría”.

Primero, para entender mejor, el tipo “Jauría” se refiere figurativamente al concepto donde, según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua (DRAE), un conjunto de perros son mandados por el mismo perrero para hacer una cacería en conjunto. El DRAE también define jauría, sin mencionar a los perros, como un “conjunto de quienes persiguen con saña a una persona o a un grupo”.

El funcionamiento es bastante simple: primero crean cuentas falsas (que se identifican por varias razones: tienen pocos seguidores y sus seguidores son otros troles, no tienen foto, usan nombres falsos o claramente inventados y son de reciente creación). Segundo, desde grupos de WhatsApp o Telegram (o incluso Facebook) “los perreros” envían los enlaces de tuits o entradas para que desde esas cuentas falsas ataquen al personaje indicado, la presa para la jauría.

Y tercero, les indican frases o “argumentos” para atacarlos en lo personal y profesional, en su desempeño como políticos, periodistas o lo que sea sensible para denigrarlo. El objetivo es clarísimo: destruir al emisor del mensaje para intentar desacreditar lo que dice, atacar duramente, sin pena ni ética alguna, a quien se atreva a decir algo en contra “del dios defendido”. Es una acción claramente deshonesta y muy vil.

Para demostrarlo, buscamos un tuit en redes sociales donde se identificara esta perniciosa conducta y en realidad no fue difícil, porque solamente se trata de buscar diputados contrarios al Gobierno de Rodrigo Chaves o de medios de comunicación que el mandatario haya atacado desde su podio en Casa Presidencial. Por supuesto, no dude usted que este artículo, este medio y quien lo escribe también podrían ser atacados con el mismo modus operandi tipo Jauría.

Una jauría en tuit de diputado Robles

Hay un tuit del diputado Ariel Robles Barrantes, del Frente Amplio, miembro de la comisión legislativa que investiga el financiamiento de la anterior campaña política, un tema muy sensible donde el presidente Chaves y su equipo han sido cuestionados y están en investigación por parte del TSE y la Fiscalía General de la República. El asunto podría llevarse a juicio en algunos meses.

El diputado Robles emitió un tuit hablando sobre, precisamente, lo que él define como “la estrategia comunicativa del Gobierno” y donde explica, según su entender, cómo opera. El hilo de Twitter es el siguiente:

Después de revisar todas las respuestas al tuit, luego de 16 horas de estar vigente, encontramos varios comunes denominadores que documentamos como pruebas, para que luego no los borren, claramente.

Lo primero que encontramos es que la gran mayoría de perfiles que ingresan a comentar lo hacen atacando directamente al diputado Robles y principalmente con un tema: “póngase a trabajar y no se robe el sueldo” por hacer control político en la comisión cuyo trabajo es, precisamente, el tema al que se refiere el tuit. Es decir, el punto tres del ataque tipo jauría está claro.

El tercero es aún más claro cuando leemos los “mensajes” que estos troles ponen en la complicidad del anonimato y de las redes sociales que lo permiten. El común denominador de los mensajes es decir que el diputado no cumple con su trabajo, atacarlo por “comunista” o insultarlo sin pudor alguno, incluso en lo personal:

  • Screenshot 20230116 155023 com.twitter.android
  • Screenshot 20230116 155536 com.twitter.android
  • Screenshot 20230116 155245 com.twitter.android
  • Screenshot 20230116 155726 com.twitter.android
  • Screenshot 20230116 155346 com.twitter.android
  • Screenshot 20230116 155332 com.twitter.android
  • Screenshot 20230116 155030 com.twitter.android
  • Screenshot 20230116 155606 com.twitter.android
  • Screenshot 20230116 155113 com.twitter.android
  • Screenshot 20230116 155140 com.twitter.android

El segundo punto se comprueba cuando la mayoría de esos perfiles llegan direccionados con el mismo tema, usando los mismos memes (en este caso uno de los Simpsons que comparten al menos tres cuentas) y todos cumpliendo la máxima: denigrar al emisor del tuit en sus capacidades y su trabajo como diputado. Al momento del análisis, el tuit tiene 46 respuestas y la gran mayoría cumplen con esa lógica que es fácil de observar si se quiere ver.

Y el punto uno es claro cuando revisamos los perfiles de quienes participan y encontramos que hay incluso cuentas que no tienen seguidores, que tienen tal vez dos seguidores o algunos pocos. Algunos tienen nombres de fantasía o alegóricos (no son nombres propios) e incluso son cuentas creadas para manifestaciones de odio desde su propia descripción.

Algunas cuentas pueden corresponder a personas que se identifican con sus propios nombres, pero que evidentemente en Twitter nunca han interactuado porque no tiene seguidores y posiblemente recuperaron sus viejas cuentas con una función particular: atacar en jauría.

Veamos este recuento de imágenes que así lo demuestra:

  • 0 seguidores c
  • 0 seguidores
  • 2 seguidores c
  • 2 seguidores b
  • 2 seguidores c 1
  • 5 seguidores
  • 5 seguidores b
  • 7 seguidores
  • 10 seguidores
  • allen 11 seguidores
  • 15 seguidores
  • 16 seguidores
  • 32 seguidores
  • 43 seguidores
  • 49 seguidores
  • 38 seguidores
  • 52 seguidores
  • 63 seguidores
  • 66 seguidores Cruda Verdad
  • 71 seguidores
  • 116 seguidores
  • 132 seguidores

Otra evidencia que deja claro el punto uno sobre la creación de cuentas falsas es que la mayoría de las cuentas de Twitter en el comentario del diputado Robles Barrantes son sospechosamente NUEVAS, creadas desde finales de 2021 (en el contexto de la campaña electoral) y durante todos los meses del año 2022. Hay para casi todos los meses, véalo usted mismo:

  • junio 2021
  • octubre 2021
  • diciembre 2021
  • febrero 2022
  • agosto 2022
  • diciembre 2022
  • setiembre 2022
  • abril 2022 b
  • abril 2022
  • mayo 2021
  • noviembre 2022
  • enero 2022 b
  • octubre 2022
  • enero 2022
  • marzo 2022
  • Screenshot 20230116 155256 com.twitter.android 1
  • Screenshot 20230116 155023 com.twitter.android 1

Aparte de los troles, hay algunos tuiteros que tienen más contactos en sus perfiles y presentan una dinámica más activa en esa red social, que también atacan al diputado por razones político ideológicas o para posicionarse frente a más interacciones y posibles seguidores (aunque sean troles). Sin embargo, son la minoría.

Como se demuestra, la dinámica de los troles sigue más activa que nunca y resulta bastante claro que son dirigidos a atacar personalmente en entradas o tuits específicos, donde se manifiestan ideas contrarias a la pretendida hegemonía del presidente Chaves en la opinión pública. La meta es mantener la imagen positiva del mandatario a como dé lugar y no importa los recursos que se necesiten.

Las redes sociales permiten ese trabajo sucio, porque no tienen controles de identidad y cualquier puede crear cuentas falsas para atacar desde la cobardía del anonimato, donde no hay responsabilidad jurídica sobre las injurias, difamaciones y calumnias más criminales que se digan. El insulto, la vulgaridad, el ataque al honor y las amenazas son ampliamente permitidas en redes sociales por esos troles que se manejan con claras y perversas intenciones, y que podemos ver todos los días en redes.

Esos ataques merman a los políticos y medios contrarios, porque producen cámaras de eco que las personas consumen y creen, donde troles parecen ser personas, pero en realidad son dos o tres personas que aparentan ser 20 o 30 con diferentes perfiles falsos. Es la gran mentira de nuestro tiempo.

¿Quién financia estas actividades nocivas y que degradan a las sociedades modernas? ¿Por qué las sociedades y los países permiten estas redes sociales sin protección de los derechos fundamentales de las personas? Este es un debate que no parece interesar mucho, excepto cuando perjudica a unos y otros grupos…

Comparta en