6 de febrero de 2023

Títeres sin cabeza ► Imbéciles de pasquín

¿Imbéciles de pasquín? Con esta cuarta entrega de su columna Títeres sin cabeza, el autor reflexiona sobre el apabullante «analfabetismo» o déficit de conocimiento en esta paradójica era digital.

Comparta en


  • ¿Imbéciles de pasquín? Con esta cuarta entrega de su columna Títeres sin cabeza, el autor reflexiona sobre el apabullante «analfabetismo» o déficit de conocimiento en esta paradójica era digital.

OPINIÓN. Por Frank Ruffino*. El físico y sabio Albert Einstein estaba seguro de algo cuando sentenció que «solo existen dos cosas infinitas, el universo y la estupidez humana, y no estoy muy seguro de la primera».

Hace ya 68 años que trascendió de dimensión este padre de la teoría especial de la relatividad (formulada en 1905) y quien sentó las bases de la mecánica cuántica y con ello de la tecnología aplicada a la comunicación e información que hoy en día emplean por igual seres inteligentes y millones de imbéciles.

CURSO ESCRITURA CULTURACR COSTA RICA

Cada día que encendemos el microondas, abordamos un automóvil, avión… o activamos el teléfono móvil, de manera práctica, el legado de Albert Einstein (y él mismo como un ángel) está presente en nuestras vidas.

Entonces, en la llamada era digital tenemos el increíble tesoro gratuito de albergar, en un aparatito de 180 gramos o por ahí, «todo» el conocimiento humano.

…Muy triste es constatar, reitero, el científico de origen judío, nunca tuvo más certeza de algo en este universo cuando habló de las dimensiones de la estupidez humana, ¡infinita!

…Sólo debes mirar a tu alrededor y encontrarás una acumulación de imbéciles de
«pasquín» (redes sociales), tan extraordinaria, como contemplar el majestuoso firmamento de mi pueblo en estas despejadas noches de enero.

…Si bien el imbécil modelo 2023 es el mismo, digamos, que el zamacuco del año 23 de nuestra era común, el de hoy no tiene perdón: es idéntico a un hipotético caso de ser mordido por una matabuey y llevar siempre el antídoto en la mano, pero no saberlo y sucumbir.

…Es la clase de tarugo más depurada de la historia humana porque muchos de esta manada infinita, eligen la imbecilidad y superficialidad como estilo de vida: aunque manipulan de maravilla sus costosos y avanzados celulares, cada vez los encuentras más zopencos y vacíos, gran número de ellos (más ellas) reduciendo la existencia a un necio y constante selfi tramposo y público de sus efímeros organismos, poco o casi nada importantes para la supervivencia de la especie humana en este planeta y cosmos infinito.

Y pillas a los imbéciles de alto funcionamiento de diputados y asesores políticos, como la jerarca actual del Ministerio de Salud en mi país; a un eterno alcalde gobernando el ayuntamiento josefino; o «comunicadores» dirigiendo noticieros o entrevistando a ciudadanos y funcionarios…

Imbéciles de pasquín.

Y hoy, por poseer un móvil de lujo y acceso a las redes sociales, cientos se creen gurús en cualesquiera campo del desarrollo humano.

…De la denominada «autoayuda», abundan: el imbécil arreando un rebaño de imbéciles que pagan por ello y compran sus folletines.

Y, semejantes en número a las arenas de las exuberantes playas costarricenses, existen zoquetes que van convencidos son geniales escritores y poetas.

…Estos cazurros podrían percatarse de su mediocridad, buscando, leyendo y comparando en el teléfono inteligente escritos propios con la obra de los genuinos artistas y maestros.

…El aparato (móvil) debería funcionar como una especie de benéfica «muleta» a su idiotez o incapacidad estética, pero no: la imbecilidad o falta de talento natural no les hace intuir que ya no se requiere publicar un librito, existiendo a un clic magníficas piezas literarias.

…Digo: si no van a aportar algo nuevo, de ruptura o de calidad a los géneros literarios, es más positivo traten de disfrutar buenas lecturas y confinar ese ego creativo fallido al «baúl de los recuerdos». Respetuosamente les invito a no malgastar su dinero y tiempo publicando un libro que poco se determinará en el firmamento general de la literatura universal.

…Y el ahorro de energía y recursos no contaminando, pasan por pertinentes en esta coyuntura histórica de peligroso cambio climático.

Tampoco hoy se necesita «hablar en lenguas» existiendo tantos traductores automáticos en línea: hablar idioteces en galimatías («lenguas») es como intentar lanzarse de una avioneta con un paraguas teniendo paracaídas de última generación.

…De tal forma, recomiendo a los tipos evangélicos y neopentecostales, aspirantes a la Presidencia de la República de Costa Rica, o a una curul en Cuesta de Moras, dejarse ya de insensateces. Demasiado ridículo y paradójico es ya un país, supuestamente moderno, republicano y educado, en que religión y política prosperan en un repugnante emplasto ideológico. Por ello, donde el imbécil predomina, las sociedades van directo al abismo.

Subrayo: el imbécil morirá a causa del veneno de su propia ignorancia, aunque lleve en su mano el antídoto.

Imbéciles de pasquín, columna de Frank Ruffino.

*Ilustración: Cortesía para Culturacr.net del Maestro y Pintor Efraín Méndez Corrales. Cuadro parcial del grabado titulado «Retablo animalesco» (año 2000).

*Frank Ruffino es escritor costarricense.


Las opiniones vertidas en este espacio son responsabilidad total y exclusiva del autor del texto y no de este medio de comunicación. Este es un espacio de opinión.

Comparta en