González Flores: el estadista incomprendido que dio nombre al puente de la platina

Geovanny Jiménez S. El puente más controversial de la historia costarricense tendrá desde estos días el nombre “Alfredo González Flores”, en honor al ex-presidente que fuera derrocado por los hermanos Tinoco en 1917.

Alfredo González Flores: estadista incomprendido (Euned), es el libro de Eduardo Oconitrillo que desarrolla la vida y obra de quien ha sido considerado el más extraordinario presidente que tuvo Costa Rica para su época.

“Las ideas del presidente, sus grandes proyectos, muchos de los cuales no pudo llevar a su feliz término por su derrocamiento, dejaron, sin embargo, una filosofía que sería el punto de partida para que otros mandatarios y legisladores se guiaran e hicieran realidad sus anhelos de justicia social, de reformas y de rectificaciones económicas y sociales en la vida del país”, expresa Oconitrillo en la introducción del libro.

A González Flores se le reconoce una propuesta tributaria que ponía a tributar a los ricos como ricos y a los pobres como pobres, con impuestos progresivos, lo que desencadenó en un golpe de Estado que le impuso su propio ministro de Guerra, Federico Tinoco.

El libro de 445 páginas, publicado por Editorial UNED a un precio de ¢9.000, ha sido escrito por un historiador que ya antes había dado a conocer también la vida de “Los Tinoco”. Al autor de la obra, Eduardo Oconitrillo, se le reconoce un amplio conocimiento sobre este período en especial, del que ha publicado varios libros como “Los Tinoco” y “Julio Acosto, el hombre de la providencia”.

El libro trata el período de la convulsa presidencia de González Flores, de 1914 en adelante, en “un período de crisis, en este caso del sistema o esquema liberal“, en palabras del que fuera rector de la Universidad de Costa Rica, Carlos Monge Alfaro, y quien prologa el libro de Oconitrillo.

El presidente González Flores curiosamente fue elegido por el Congreso, de manera no democrática, producto de una situación muy particular en la historia electoral de Costa Rica. De igual manera, fue derrocado en 1917 por los Tinoco, quienes quebraron al Estado costarricense y finalmente fueron expulsados del poder y del país en 1919 por un grupo comandado por Julio Acosta.

Estos y otros aspectos podrá conocer usted detalladamente en la obra de Eduardo Oconitrillo, quien actualmente edita para esa casa editora las obras completas de Cleto González Víquez, el presidente liberal que gobernó el país en dos oportunidades, alternándose con Ricardo Jiménez Oreamuno, el otro gran liberal de su época.

Consiga la obra en línea en este enlace

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *