Gobierno negociará con el FMI inevitablemente “con base en acuerdos del diálogo multisectorial”

La decisión del mandatario ha generado rechazos y disgustos en diferentes sectores de la población, pero también la comprensión de otros en el sentido de que el Estado debe buscar mejores condiciones de la deuda, es decir, mejores intereses y plazos.

El presidente Carlos Alvarado fue enfático: “Sí, voy a negociar con el Fondo Monetario Internacional”.

Presidencia expresó que “tomará como base acuerdos establecidos en el Diálogo Multisectorial” y además lo hará para “buscar una solución permanente” al problema fiscal del país.

A pesar de la oposición a que el Gobierno haga lo que todos las administraciones han tenido que hacer durante décadas -desde que empezó el país el endeudamiento externo-, el presidente Alvarado se ha mantenido en firme sobre la idea de que el país debe hacerlo para lograr mejores condiciones de endeudamiento.

El Ejecutivo informó que “el principal objetivo es alcanzar un superávit primario del 1% en el 2023, lo cual permitiría consolidar una trayectoria de estabilidad de mediano y largo plazo en las finanzas públicas del país”.

La decisión del mandatario ha generado rechazos y disgustos en diferentes sectores de la población, pero también la comprensión de otros en el sentido de que el Estado debe buscar mejores condiciones de la deuda, es decir, mejores intereses y plazos.

“De fondo hay un tema que molesta a algunos sectores económicos del país, -expresaron politólogos consultados por este medio-, se trata de que con la deuda externa más barata se puede comprar deuda interna muy cara, de manera que algunas inversionistas nacionales perderán esos beneficios”, pero desean mantener sus criterios confidenciales.

“No es extraño que algunos medios que pertenecen a grandes inversionistas ataquen ingentemente al Gobierno en sus planes de cambiar deuda cara por deuda barato”, indicaron en una reunión virtual con Culturacr.net.

El Gobierno además informó que discutirá con las diferentes fracciones parlamentarias la negociación que se logre con el FMI.

“Como se planteó en ese diálogo, esto implica un ajuste fiscal de 2,5% del PIB. La meta es alcanzarlo con una solución que equilibre la reducción del gasto (1% del PIB, además de la reducción necesaria para cumplir la regla fiscal que será de 3 puntos del PIB en los próximos 4 años); con la reducción de exoneraciones (0,7% del PIB) y nuevos ingresos (0,8% del PIB)”, informó el Ejecutivo.

“Es inevitable, además de los acuerdos para disminuir el gasto que ya se han impulsado y el gran recorte al presupuesto 2021, negociar con el FMI; es un tiro que no se puede sacar el Gobierno, por más oposición que enfrente, y si finalmente el Congreso no respalda terminará por hundir al país en un posible default”, expresaron los especialistas consultados por Culturacr.net.

“Ahora, otra vez, el asunto es ver la capacidad que tiene el Gobierno de negociar con éxito, para que la próxima administración no se encuentre una situación complicada”, agregaron.

Si las elecciones fuera hoy, ¿por qué partido político votaría usted?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *