Festival de las Artes impide venta de libros en la peor crisis del sector

En este caso lo paradójico, por no llamarlo absurdo, es que se reciben propuestas para presentaciones de libros, pero sin venderlos, por ejemplo.

Durante muchos años los festivales de las artes que se realizaron en Costa Rica creaban un campo ferial para la comercialización de los libros costarricenses.

Sin embargo, desde que llegaron la actual ministra Sylvie Durán y la actual directora del Centro de Producción Artística y Cultural (Cpac), Ada Acuña, la feria de libros desapareció tanto del Festival Internacional de las Artes (FIA) como del Festival Nacional de las Artes (FNA). En aquel entonces dijeron que estudiaban el caso para reformularlo, pero 7 años después esa ventana para la promoción de los libros sigue cerrada.

Ayer 23 de junio cerró la convocatoria para presentar propuestas artísticas que concursen para el próximo FNA en varias categorías que incluyen “proyectos literarios y de promoción de la lectura, como presentaciones de libros y/o recitales de poesía, interacciones o actividades lúdicas o de socialización para el desarrollo del sector, entre otros”. Pasaron muchos años para que las artes literarias fueran real y seriamente consideradas y conceptualizadas en estos festivales artísticos, pero como se aprecia inscritas siempre dentro del marco escénico.

Pero la literatura y la lectura se refiere a una relación directa entre el libro y los lectores, más allá de escenificar actividades en torno al libro o la literatura. Así las cosas, el acceso al libro es fundamental para los lectores y para los escritores, así como las editoriales que los producen.

Sin embargo, el Cpac (que produce el festival) impide explícitamente en las bases de participación que se vendan libros: “Se aclara que se excluyen propuestas propuestas cuyo fin sea la colocación de puestos para venta, además de aquellos relacionados con publicidad”.

En este caso lo paradójico, por no llamarlo absurdo, es que se reciben propuestas para presentaciones de libros, pero sin venderlos, o bien propuestas para realizar recitales de poesía, pero sin la posibilidad de vender los poemarios.

LLuvias vuelven y anegan Caribe sur desde anoche ◘ Imágenes y video

Presidencia: Solo faltan ‘unas correcciones técnicas’ y Ley de empleo público será realidad

Sala IV admite ‘objeción de conciencia’ y genera controversia

Deporte olímpico: ¡Estamos muy cerca, no volvamos a alejarnos! ◘ Voz propia

Durante 7 años la Cpac le declaró la guerra a la creación de un espacio ferial para la venta de los libros con la vaga excusa de que para eso existe la Feria Internacional del Libro que, de paso, tampoco se pudo realizar en forma y de manera presencial durante el año 2020.

Todos los años se realiza el reclamo, pero las condiciones no cambian y ahora los literatos solamente esperan un cambio de Gobierno para lograr más apertura y mejor suerte en el 2022.

Para sectores con públicos muy reducidos, como en el mundo del libro, la apertura de estos espacios es vital para la sobrevivencia de los pequeños emprendimientos y la divulgación de las diferentes voces que existen. La publicación de libros hoy en Costa Rica es un asunto de círculos cerrados con escasa o nula divulgación entre el público lector del país, así lo revelan constantemente los encargados de las editoriales más pequeñas, quienes están acudiendo a la comercialización por Amazon y otras plataformas virtuales no muy deseadas por sus comisiones altas, carga de impuestos y costos de traslado. En Costa Rica la venta de libros está exenta de impuestos.

“Esta pandemia y la ausencia de apoyo de un ministerio sordo-mudo han sido un golpe de gracia para muchas editoriales pequeñas y sus ilusiones que ya venían decaídas, yo solo espero con ansias el cambio de autoridades culturales”, expresó un editor a Culturacr.net.

“Editorial Culturacr.net no produjo nada durante el 2020 porque no había condiciones mínimas para difundir la obra, sin una feria del libro presencial y bien lograda, sin espacios de interacción, es decir, sin vitrinas para darle vida al libro”, explicó Geovanny Jiménez, director de la editorial de este medio de comunicación.

“Para este año nos hubiera encantado participar en una feria o espacio de venta en el festival de las artes, pero ahora solo esperamos que venga la Feria Internacional del Libro y que la mayoría estemos inmunizados para sacar todo ese material que tenemos acumulado, porque la creación no cesa”, agregó Jiménez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *