6 de febrero de 2023

Fanáticos bolsonaristas invaden Congreso, Presidencia y Corte Suprema pidiendo golpe de estado

Con la frase “Dios sobre todos” cientos de fanáticos bolsonaristas invadieron parte de la infraestructura del Congreso, Corte Suprema y Palacio Presidencial. Provocaron daños materiales.

Comparta en


Con la palabra de Dios en la espalda y la fuerza del odio y la violencia, un grupo de fanáticos bolsonaristas invadieron sectores de la infraestructura que alberga el Congreso, el Palacio Presidencial y la Corte Suprema de Justicia, antes de que pudieran ser detenidos por las fuerzas policiales.

Emulando el atentado de los otros fanáticos seguidores de Donald Trump en Estados Unidos, estos brasileños piden al Ejército un golpe de estado para destituir a Ignacio “Lula” Da Silva, el presidente electo de ese país que ganó las elecciones democráticas en diciembre pasado y tomó posesión del cargo el pasado 1 de enero.

Fanáticos bolsonaristas piden golpe de estado

El grupo superó una barrera policial y subió la rampa que da acceso al techo de los edificios de la Cámara de los Diputados y del Senado, y algunos entraron dentro de la sede legislativa. Después, avanzaron hasta la Praça dos Três Poderes, donde se produjo un enfrentamiento, y se dirigieron al Palacio de Planalto, donde entraron en una parte del complejo y colgaron una bandera brasileña en una ventana.

Las agencias de noticias informan que luego se dirigieron al Supremo Tribunal Federal, donde llegaron a una zona de seguridad. Las impactantes imágenes muestran una marea humana ocupando el techo de los edificio es, pero también los jardines adyacentes.

En los tres edificios rompieron los vidrios y causaron daños en el interior de las sedes de los edificios.

Centenares de bolsonaristas radicales están acampados frente al Cuartel General del Ejército, en Brasilia, desde el día posterior a las elecciones del pasado 30 de octubre, en las que Lula derrotó a Bolsonaro.

Los campamentos de los bolsonaristas radicales, que se han multiplicado en ciudades de todo el país, comenzaron a ser desmontados el viernes en Belo Horizonte, capital de Minas Gerais, donde ocurrieron algunos disturbios.

Dios sobre todos

En sus camisetas se muestran mensajes cristianos alusivos, como “Deus acima de tudo” (Dios sobre todos), donde quieren plantear que ellos son los ungidos y la voz de ese Dios en el que creen y cuyos preceptos interpretados por sus líderes siguen de manera incondicional, al menos en la vida política.

Estos grupos fanáticos creen que Lula da Silva es un comunista ateo que debe ser combatido por la gracia de Dios, gracias a la difuminación de mensajes falsos en redes sociales.

Manifestaciones inmediatas

El ministro de Justicia de Brasil, Flávio Dino, afirmó este domingo que “no prevalecerá” la voluntad de los bolsonaristas radicales que han invadido las sedes del Ejecutivo, del Legislativo y del Tribunal Supremo, en una manifestación golpista.

Dino dijo en un mensaje de Twitter que “va a haber refuerzos” policiales y que las fuerzas que están disponibles “están actuando”.

“Este intento absurdo de imponer la voluntad por la fuerza no va a prevalecer. El Gobierno del Distrito Federal (de Brasilia) afirma que habrá refuerzos. Y las fuerzas de las que disponemos están actuando. Estoy en la sede del Ministerio de Justicia”, dijo Dino.

Fanáticos bolsonaristas invaden tres poderes de la República en Brasil.

El secretario de Seguridad del Distrito Federal, Anderson Torres –que fue ministro de Justicia y Seguridad Pública de Jair Bolsonaro-–  condenó los ataques, calificó las escenas de “lamentables” y dijo haber determinado “medidas inmediatas para el restablecimiento del orden en el centro de Brasilia”. “Los delincuentes no quedarán impunes”, aseguró en Twitter.

El presidente del Senado brasileño, Rodrigo Pacheco, repudió hoy la invasión de la sede del Congreso Nacional, sosteniendo que “deben sufrir el rigor de la ley de forma urgente”.   

“En la acción participan las fuerzas de seguridad del Distrito Federal, además de la Policía Legislativa del Congreso. Repudio con vehemencia estos actos antidemocráticos, que deben sufrir el rigor de la ley con urgencia”, reza un mensaje publicado en las redes sociales. 

El presidente Lula da Silva se encuentra de viaje en Sao Pablo, en gira de Gobierno, pero solicitó intervención federal de inmediato para controlar la situación.

Bolsonaro, mientras tanto huyó de Brasil y se encuentra de vacaciones en Miami. No participó en el traspaso de poderes y se dice que no volverá porque ya “Lula” eliminó un decreto que le daba una amnistía sobre posibles delitos que habría cometido.

Los manifestantes violentos pro Bolsonaro ya venían obstruyendo calles y pidiendo acción del ejército desde semanas atrás, porque no reconocen la derrota electoral, hablan de fraudes y una gran cantidad de acusaciones que provienen de la manipulación de masas en redes sociales, según un estudio de la DW. Son violentos y no quieren escuchar ningún razonamiento diferente a lo que dicen los memes, videos, audios y demás materiales que se distribuyen en las redes bolsonaristas.

Bolsonaro fue catalogado como una amenaza global por un grupo de destacadas figuras de Latinoamérica meses atrás.

BOLETÍN GRATUITO:



Con información de Infobae, DW y agencias.

Comparta en