Estados Unidos mantiene “en reserva” sanciones económicas contra Rusia en caso de invadir Ucrania

Movimientos militares rusos en frontera con Ucrania son interpretados por la OTAN como preparativos para una invasión.

Sputnik. El portavoz del Pentágono, John Kirby, afirmó que Estados Unidos no tiene intención de imponer sanciones preventivas contra Rusia, sino que se mantendrán “en reserva” en caso de una invasión a Ucrania.

“Por el momento no estamos considerando un régimen de sanciones preventivas”, declaró Kirby. Subrayó que si se impusieran ahora amplias sanciones a Rusia, estas “perderían su efecto disuasorio”.

“Creemos que conservan ese efecto al estar en la reserva”, señaló el alto cargo militar estadounidense.

“Si se castiga a alguien por algo que aún no ha hecho, entonces podría seguir adelante y hacerlo. Así que creemos que hay un efecto disuasorio al mantenerlas en reserva y hemos sido muy claros con la comunidad internacional y con el señor Putin sobre la gravedad de las consecuencias económicas a las que podría enfrentarse”, añadió el portavoz.

Los legisladores estadounidenses llevan meses recomendando que se aplique a Rusia un “ataque preventivo” financiero de sanciones por la situación en Ucrania, independientemente de que “invada” el país o no.

El 12 de enero, un grupo de demócratas, liderado por el senador Robert Menendez, presentó un proyecto de ley que impondría sanciones a los dirigentes rusos, así como contra el gasoducto Nord Stream 2, en el caso de agravarse la crisis en Ucrania.La semana pasada se informó que el Congreso de EEUU no tuvo tiempo suficiente para estudiar un proyecto de ley sobre sanciones contra Rusia en el caso de una escalada de tensiones respecto a Ucrania, antes de empezar un receso que durará hasta el 28 de febrero.

El 11 de febrero, el representante adjunto de Rusia ante la ONU, Dmitri Polianski, aseguró que Moscú aboga por el diálogo para resolver las disputas con EEUU y la OTAN pero no permitirá que se crucen sus líneas rojas.

Las tensiones en torno a Ucrania se fueron agravando en los últimos meses por la acumulación de tropas rusas cerca de la frontera ucraniana, que Occidente interpreta como preparativos para una posible invasión. Rusia rechaza esas sospechas, defiende el derecho a mover fuerzas dentro de su propio territorio según lo estime conveniente y acusa a la OTAN de buscar pretextos para emplazar más equipamiento militar cerca de las fronteras rusas.

Sobre el autor del contenido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.