El Teatro Universitario estrena “Arlequino servidor de dos patrones”

Redacción. El Teatro Universitario de la Universidad de Costa Rica, estrenará el próximo jueves 14 de setiembre la obra Arlequino servidor de dos patrones de Carlo Goldoni bajo la dirección de Manuel Ruiz.

Según la producción, “es una de las piezas claves del dramaturgo italiano Carlo Goldoni (Venecia 1707, París 1793) y fue escrita en el siglo XVIII”. Para esa época la Commedia dell’arte tenía gran protagonismo en Italia a través de los canovaccio, un relato utilizado por los actores de este género teatral que se componía de una serie de actos y escenas que eran hilvanados mediante la improvisación de los actores. El éxito de la obra dependía en gran parte de su creatividad y sobre todo de sus lazzi (chistes y mordazas).

Arlequino es “uno de los personajes arquetípicos e infaltables de la Commedia dell’arte, es un criado que no tiene recursos suficientes para sobrevivir, por lo que debe trabajar simultánea y secretamente como mucamo de dos sujetos diferentes. Al principio, todo parece ir bien, hasta que las demandas de los dos amos comienzan a superponerse, y servir a ambos a la vez se torna una tarea llena de complicaciones, enredos y equivocaciones”, explica la sinopsis de esta obra.

La temporada será del 14 de setiembre al 8 de octubre en funciones de jueves a sábado a las 7:30 pm y domingos a las 6 pm.

Costo de la entrada: 5000 colones para público general y 4000 colones para estudiantes con carné y ciudadanos de oro. Reservaciones al teléfono 2511-6722.

La obra es interpretada por estudiantes y egresados de la Escuela de Artes Dramáticas y según Ruiz, desde el Plan de Estudios de 1990, la Escuela de Artes Dramáticas enseña la Commedia Dell´Arte. Esto significa que los estudiantes aprenden a conocer las máscaras, los trajes, las voces y sobretodo los movimientos de estos personales arquetípicos y maravillosos que fueron creados en la muy tardía Edad Media y que se mantuvieron vigentes en Europa hasta finales del Siglo XVIII

Fotografías: Pablo Molina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *