El plasma no es una cura para la Covid-19, es un tratamiento que inhibe la infectividad del virus

La ciencia ha comprobado que los virus son los organismos más difíciles de matar cuando ya están en el cuerpo humano o animal, por eso el sistema inmunológico es vital para la defensa contra estos organismos.

Que no le mientan. Desde el principio el Instituto Clodomiro Picado de la Universidad de Costa Rica y las autoridades de salud lo dejan claro: el plasma no es una cura para el coronavirus.

El plasma equino, es decir, la formulación de inmunoglobulinas equinas, es un tratamiento que logran inhibir o neutralizar -según sea el caso- la infectividad del virus SARS-Cov-2 que provoca la enfermedad del Covid-19.

Es decir, que el tratamiento logra reducir o neutralizar “la capacidad de una agente patógeno como este virus para invadir un organismo y provocar en él una infección“.

El plasma producido con sangre de caballos “tiene altas concentraciones de anticuerpos contra las proteínas virales. De hecho, tienen concentraciones bastante más altas que la del plasma de pacientes convalecientes (humanos). Sin embargo, solo el estudio clínico dirá si las formulaciones son eficaces”, explicó el Dr. Guillermo León Montero, coordinador de la División Industrial del ICP-UCR.

Lo anterior quiere decir que no es un medicamento que eliminará el virus o sea una cura para las personas contagiadas, pero si el ensayo clínico tiene éxito en el cuerpo humano -el paso que falta para confirmar el éxito de su aplicación-, entonces podemos hablar de que este plasma disminuirá los daños de la infección que causa el virus en el cuerpo y los pacientes requerirían menos tiempos de hospitalización, e incluso podrían enfrentar de mejor manera la enfermedad.

La ciencia ha comprobado que los virus son los organismos más difíciles de matar cuando ya están en el cuerpo humano o animal, por eso el sistema inmunológico es vital para la defensa contra estos organismos. Este sistema produce por sí mismo la cura contra el virus, y en este caso el plasma ya tendrá anticuerpos que ayudarán también a combatir al causante del daño respiratorio y, en algunos casos, la muerte.

Los anticuerpos del plasma equino fueron producidos por el sistema inmunológico de los caballos al generar su propia defensa contra el virus que se les inyecta en cantidades pequeñas que no les hacen daño. El caballo produce así su propia defensa que también puede servir a los humanos. ¡La maravillosa ciencia!

Ayer la Universidad George Mason de Virginia, Estados Unidos, confirmó al Instituto Clodomiro Picado de la Universidad de Costa Rica que las dos formulaciones realizadas por esa entidad superaron las pruebas de calidad y logran inhibir la infección del SARS-COV-2 en laboratorio, sin problemas asociados, un gran paso para empezar con las pruebas clínicas ahora en humanos contagiados.

“Los resultados demuestran claramente que los caballos produjeron una gran cantidad de anticuerpos que bloquean la entrada del virus en las células humanas, lo que indica que el medicamento puede ser muy eficiente y que la cantidad que se va a requerir para tratar a los pacientes sería relativamente baja”, indicó el Dr. Alberto Alape, investigador del ICP-UCR, microbiólogo y químico clínico.

Según se informó, la muestra fue enviada a los Estados Unidos debido a que son los virólogos de la Universidad de George Mason quienes tienen los laboratorios con las condiciones de bioseguridad para mantener al SARS-CoV-2 en células de cultivo. Dicho modelo fue el usado para evaluar si las preparaciones de los anticuerpos equinos podían inhibir la capacidad del virus para infectar las células.

Ahora un grupo de profesionales de la CCSS y de la escuela de Medicina de la UCR está preparando el protocolo que se utilizará para el uso clínico del nuevo fármaco.

4 thoughts on “El plasma no es una cura para la Covid-19, es un tratamiento que inhibe la infectividad del virus

  1. Sólo una consulta: ¿es correcto indicar que “inhibe la inefectividad”? ¿No será más bien que “inhibe la efectividad”? Tendría más sentido. Gracias por la nota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *