El perezoso gigante que habitó el sur de Costa Rica: la bestia de Sibö hace 5.8 millones de años

En el sur de Costa Rica, la fauna de América del Sur se puede conocer por dos xenarthras: el armadillo gigante Scirrotherium antelucanus y el perezoso gigante Sibotherium ka.

Sibotherium ka, que en lenguaje indígena bribrí significa la “Bestia del sitio de Sibö”, es un perezoso gigante que habitó la zona sur de Costa Rica y cuyos vestigios fueron encontrados en Coto Brus.

Es un perezoso muy particular, porque según los análisis morfológicos identifica a un nuevo género y especie de Megatheriinae, que fue encontrado en el istmo de América, incluso antes de que geológicamente se unieran el sur con el norte, aunque es un animal que provenía del sur.

“Las dos especies plantean dos posibles escenarios migratorios: que estos animales pudieran nadar distancias cortas o que un corredor terrestre se estableció por breves periodos de tiempo, ya sea producto del levantamiento tectónico, por una caída en el nivel del mar o una mezcla de ambos”, explican los especialistas del Museo Nacional.

En Coto Brus fueron encontrados restos de las extremidades anteriores y posteriores, molares, fragmentos de cráneo, costillas y vértebras. Con un sofisticado análisis de isótopos de Sr (Estroncio), realizados con un THERMO SCIENTIFIC TRITON PLUS Espectrómetro de Masas de Ionización Térmica (TIMS por sus siglas en inglés), se logró descubrir la edad de este animal único.

Según los estudios realizados por el Museo Nacional, este perezoso gigante habitaba el sur de Costa Rica junto a otros animales, entre ellos, caballos, mastodontes, camellos, armadillos gigantes y pecaríes.

MÁS PARA USTED:

El perezoso gigante que habitó el sur de Costa Rica: la bestia de Sibö hace 5.8 millones de años

Hallan el gen que diferencia a los humanos de los neandertales

Hallazgo de tumbas con oro y artefactos indígenas no retrasarían más obras de Barreal – Castella

Hallan 14 sarcófagos sellados hace 2.500 años en Egipto | Fotos

“Para conocer la alimentación de estos animales, se realizó un análisis de isótopos estables de carbono y oxígeno en el esmalte dental fósil de los caballos, mastodontes y camellos, el resultado indicó que todos se alimentaban de plantas C3”, revela el Museo Nacional después de valiosas investigaciones.

“Las plantas C3 pierden el 97% del agua que absorben debido a la transpiración vegetal. Tienden a vivir en zonas donde la intensidad solar es moderada, al igual que las temperaturas, hay suficiente agua en el suelo, y la concentración de dióxido de carbono se encuentra en concentraciones alrededor de 200 partes por millón. Las plantas C3 no pueden crecer en áreas calientes porque están mal adaptadas en evitar la pérdida de agua, como los zacates”, agrega el estudio.

La Costa Rica de entonces era más húmeda que la actual y es lógico, porque pertenecía a los que se presume científicamente era un archipiélago en medio de los bloques del sur y del norte.

En el sur de Costa Rica, la fauna de América del Sur se puede conocer por dos xenarthras: el armadillo gigante Scirrotherium antelucanus y el perezoso gigante Sibotherium ka.

Hace un tiempo el Museo Nacional, así como el Museo de Oro Precolombino, presentaron una exposición sobre esta megafauna asombrosa con muchas de las imágenes logradas a partir de estos descubrimientos arqueológicos en Costa Rica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *