El PAC deberá pagar ahora cerca de ¢553 millones por resolución nueva de tribunal

El PAC se comprometió en esta oportunidad a no usar deuda política y pagar con un programa de donaciones de sus militantes.

El Partido Acción Ciudadana (PAC), luego de la condena por estafa en las elecciones en 2010, vio subir el monto a pagar en cerca de ¢180 millones, luego que el Tribunal Penal del Primer circuito judicial ordenara además agregar ¢20 millones por costas procesales.

La cifra aumenta pues la Procuraduría General de la República había omitido el incluir 81 contratos más que dispararon la cifra. En total ahora pagará cerca de ¢553 millones.

La agrupación no tiene activos ni grandes donantes para hacer frente al pago. Incluso, en algún momento la dirigencia del PAC intentó utilizar recursos de la deuda política para cancelar parte del dinero.

No obstante, el PAC comunicó la semana anterior que había propuesto a la Procuraduría General de la República un plan de pagos que empezará en agosto próximo con una cuota inicial por ¢200.000.

Pero en esta oportunidad el PAC prometió no usar dinero de la deuda política que genera el apoyo popular en las elecciones, sino que acudirá a emitir bonos de donación para sus militantes por montos de ¢1.200.000, ¢180.000 y ¢60.000.

Instituciones públicas son atacadas por los ‘hackers’

Montículo que encierra mágica historia del Monumento Guayabo será remozado ◘ Video

Diputados del PUSC, PIN y fabricistas favorecen explotación de petróleo en Costa Rica

Otra vez por falta de quórum no se avanza en ‘Caso Cochinilla’ en Congreso

Según el Comité Ejecutivo Nacional, el PAC pagará mediante cinco tractos durante dos años y medio un total por ¢627.207.850 por concepto de esta deuda por responsabilidad civil resarcitoria según la causa penal número 12-000024-033-PE. Sin embargo, después de esta resolución es posible que los pagos cambien.

El próximo 16 de agosto del PAC hará el primer pago por ¢200 millones y se espera que el último se realice en febrero de 2024.

El cronograma de pagos será el siguiente:

La primera condena, que data del 2016, ya había puesto en evidencia el problema para que los rojiamarillos pudieran pagar los ¢353 millones, sin embargo, los intereses se han ido acumulando y ahora el monto será superior.

Documentación manipulada para aparentar cobros cuando en realidad se hicieron trabajos sin remuneración, pero que sí fueron cobrados al TSE, hundió a la agrupación que hoy ostenta su segundo gobierno en fila.

Con información del medio aliado Pulsocr.com.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *