El más tergiversado reportaje de Greivin Moya en décadas ◘ Voz propia

Cuando el periodismo no cumple ni la más mínima rigurosidad investigativa deja muchas y serias sospechas sobre su intencionalidad.

La labor de investigación periodística de Greivin Moya no es, a mi modo de verlo, extraordinaria, pero sí respetable y comprometida contra la corrupción, una labor fundamental en el periodismo de todos los tiempos.

No sé cuántos reportajes del señor Moya he visto en décadas, pero al menos son decenas de ellos, la mayoría con muy buenas sensaciones. Pero el último fue un completo desastre desde el punto de vista de la comunicación, del rigor profesional y del enfoque adoptado; una suerte de flojera incomprensible que no juzgo si fue por mala intención, sesgo ideológico, interés económico u otras razones.

El reportaje sobre el conflicto en la comunidad China Kichá es realmente patético por varias razones, pero esencialmente por una carencia de balance, investigación real del conflicto y evidentes sesgos con el manejo de la poca información que posee y aporta.

La intencionalidad es claramente a favor del “campesino” finquero y de los que Moya define como propietarios “de su propia casa”, frente a una supuesta agresividad o violencia indígena. No solamente se aprovecha del prejuicio de que los indígenas son “salvajes” que sustenta el racismo histórico contra estas comunidades, sino que además usa el estereotipo del campesino noble y trabajador.

Pero como carece de la más mínima investigación del conflicto, como es evidente, omite tantísimas cosas que aquel mamarracho -en palabras de don Beto Cañas- parece más bien un publirreportaje, por eso no me extraña que muchos así lo califiquen. Recordemos que en estos territorios también hay grandes fincas de las que se apropió un no indígena, uno muy particular y de grandes alcances económicos: el dueño de la famosa Musoc, la empresa que da el servicio de transporte mediante buses de San José a San Isidro de manera monopolística.

¿Qué omite Moya? Empecemos por aclarar que en esos territorios mal llamados “reservas” los únicos dueños legítimos POR LEY son los indígenas que esas tierras deben ser administradas por las asociaciones de desarrollo integral, como establece la Ley Indígena.

Sigamos con que no dice que esas tierras fueron adquiridas por esos finqueros de manera ilegal, porque nunca pudieron “comprar” fincas en esos territorios protegidos para las culturas indígenas, pero en muchos casos lo hicieron con maniobras ilegales, catastrados y otros artilugios que no tenían validez alguna, pero lo hicieron de todas maneras con ayuda de abogados y un Sistema Judicial corrupto.

Operativos policiales del fin de semana dejaron la clausura de 24 locales y 14 fiestas clandestinas

Frente Amplio, PIN y otros partidos dan a conocer fórmulas al Ejecutivo y Legislativo

Oportunidad: Empléate aún tiene 2000 espacios para lograr empleo donde más demanda hay

Costa Rica es el país de la región con el nivel más alto de confianza en el Gobierno según el BID

Tampoco dice Greivin Moya que en muchos casos esas compras fueron abusivas y se dieron con engaños a los indígenas, como cambiar un caballo por 20 hectáreas de tierra, o poner a firma a un indígena un traspaso en una borrachera, entre otras formas.

En el caso de China Kichá el problema es peor, porque fue el estado por medio del ITCO que entregó estas fincas, porque suponía que por ausencia de indígenas ya no eran tierras indígenas. Así las cosas, el estado tituló tierras que no podía titular y desde 2018 está intentando reparar su error, pero el proceso puede ser largo y las paciencias no tantas.

Mucho menos dice Moya que según la Ley las tierras con registros previos a 1977 deben ser indemnizadas por el estado costarricense, pero que además las adquiridas posterior a esa fecha no obligan al estado a remunerar nada. Sin embargo, el estado mediante el Inder ha ofrecido pagar a esos finqueros, indistintamente de la fecha de adquisición.

Entonces, ¿preguntó Greivin Moya a Presidencia sobre este conflicto? ¿Preguntó Moya al Inder sobre el proceso de traspaso de tierras y sus indemnizaciones? ¿Preguntó Moya a las organizaciones pro indígenas sobre el derecho que les asiste con base en la Ley Indígena? ¿Preguntó Moya en los tribunales de Pérez Zeledón sobre los juicios en proceso? ¿Preguntó Moya a los jerarcas policiales de la zona cuál es su labor en la prevención del conflicto y el resguardo de la paz? ¿Preguntó Moya a los estudiosos académicos sobre la historia de este conflicto que tiene décadas y no es asunto de un sitio o una ocurrencia de momento?

¿Lo ven? Moya no hace la tarea mínima y, al parecer, lo hace por un sesgo y una intencionalidad de tergiversar lo que sucede de manera impresionantemente evidente.

¿Que los indígenas no quieren permitir el acceso de Moya a sus comunidades? Pues queda claro, este no es el primer reportaje donde la manipulación y tergiversación de esta problemática indígena, por parte de Telenoticias (y otros medios) ha sucedido. Al principio yo pensaba que se trataba de un trabajo laxo o de la carencia de conocimiento de los periodistas, pero cuando uno ve a un señor de la espuela de Greivin Moya hacer esto, pues lógicamente tiene graves sospechas de intenciones subjetivas, parciales a favor de algunos intereses que no se mencionan, por supuesta, en este conato de reportaje.

No tengo ningún interés en China Kichá, en las comunidades indígenas, ni siquiera tengo rasgos indígenas para considerarme uno de ellos. No me mueve ningún interés, excepto la búsqueda de la realidad, de los hechos y de la decencia en la comunicación. No es necesario, pero sí importante aclarar eso.

El conflicto por recuperación de tierras y las animadversiones entre indígenas y no indígenas requiere visiones serias, investigaciones acertadas y una participación del estado que permita resolverlo entre lo viable y posible. Pero en nada ayudan estas participaciones mediáticas tan impresionantemente parcializadas y desconocedoras de esa realidad.

  • Este artículo de opinión responde a la primera parte del reportaje visto el 21 de julio de 2021.

2 thoughts on “El más tergiversado reportaje de Greivin Moya en décadas ◘ Voz propia

  1. Indudablemente que, en el mundo del periodismo, cuando un comunicador alcanza cierto grado de popularidad, se vuelve un objeto del deseo de ciertas empresas o personas que desean “contratar” los servicios del periodista para difundir mensajes de su interés. Algunos comunicadores y medios lo hacen decentemente cuando advierten que se llama “PUBLIREPORTAJE” pero otros muchos, tratan de engañar al público haciéndolo pasar como “noticia”. En nuestro medio hay algunos(as) personajes ya famosos (mafiosos) que han hecho de ese truco un modo de vida y de enriquecimiento (ilícito)… Quizás he aquí uno de ellos, pagado por quién sabe quién…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *