El legado de Mabel Morvillo, precursora de literatura infantil en Costa Rica

De dictaduras y golpes militares a un espacio de libertad y creación

Mabel Morvillo Frisone, editora y escritora argentina, es recordada por crear textos con visión imaginativa, desafiando el mundo adulto entrelazando el mundo de lo absurdo con el del ensueño.

Morvillo llegó al país con el fin de encontrar un ambiente pacífico para escribir y desempeñarse como pionera en temas de vanguardia en los diferentes círculos artísticos e intelectuales de los que formó parte.

Tras enfrentarse a diversas circunstancias de carácter político en Argentina, la exploración y aprendizaje sobre la literatura costarricense la llevó a posicionarse fuertemente en la ideología de la transformación y la protección de los derechos de la libre creación en el quehacer literario como Directora Editorial de Farben Grupo Editorial Norma.

En el país, formó parte de la Editorial Costa Rica y fundó el Instituto de Literatura Infantil (1986-1990) sin dejar de ser una lectora sagaz y crítica. En las obras que trabajó en teatro para niños, narrativa y poesía, abarca temas como el trabajo infantil, temas psicológicos y la importancia de la formación en la niñez para formar una visión futurista manteniendo siempre la potestad de incentivar el juego por medio de lo lúdico en la dinámica del lector.

LEA TAMBIÉN:

Carlos Rubio, escritor ganador del Premio Joven Creación en la rama de la poesía 1984 y el Premio Carmen Lyra Literatura Infantil y Juvenil 1990, reconoce como legado el poder transformador de la literatura comprometida con el público, aun cuando trate de abordar las problemáticas más importantes y difíciles de la sociedad.

“Mabel llega en contexto para hacer uso de la libertad; para ofrecer aire fresco a la literatura”, señala Rubio al referirse a la llegada de Morvillo a Costa Rica

Contenido y calidad de la obra

En la década de los años noventa Morvillo se inserta en el entorno costarricense por medio de la edición. Trabajó con escritores jóvenes, en su momento Rubio, realizando observaciones para publicar textos. Por medio del trabajo de ilustración y diseño de la literatura infantil se posiciona como precursora del género que trabajó con autores como Lara Ríos, Carlos Luis Sáenz y Floria Jiménez.

Morvillo falleció por causa de cáncer el jueves 23 de enero del 2020. En los círculos literarios la llamaban “la amorosa” y el recuerdo de su perseverancia y fortaleza por los temas humanos, la posicionan como una persona respetada y admirada por su quehacer en la creación y edición literaria costarricense.

Su última publicación fue Huracán Otto, la noche que duró muchos días,  con la colaboración de autores como Ana Coralia Fernández, Ani Brenes, Carlos Rubio, Daniel González, Floria Jiménez, Jaime Gamboa, Lara Ríos, Minor Arias y Rodolfo Dada en el 2018.

Si bien en su obra se destaca por la musicalidad, por la escritura sonora y la rima, la capacidad para comprender el mundo de los niños, fue la que la conllevó a posicionarse como experta en la materia.

Morvillo se refirió a la necesidad de escoger libros adecuados para los niños asumiendo ‘la bondad’ como principal característica del género ya que es en el mundo de los niños en el que siempre se pueden conservar mejor los secretos.

Agregar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios con Facebook