El domingo puede darse cualquier resultado, le guste a quien le guste ◘ Voz propia

En este análisis electoral pasamos por encima de los falsos triunfalismos para llegar el sólido terreno de lo posible y de lo probable.

OPINIÓN. Las especulaciones de triunfos contundentes para el próximo domingo, así como irresponsables e infundadas acusaciones contra el Tribunal Supremo de Elecciones, deben detenerse de una vez, porque los números nos dejan ver -con claridad- que el domingo puede darse cualquier resultado: puede ganar Chaves, como puede ganar Figueres, tanto por 30 mil como por 300 mil votos.

Pretender que el domingo ganará nuestro candidato por lo que vemos en nuestra realidad es absurdo y puede terminar siendo equivocado; la realidad es algo muchísimo más amplio y complejo que solamente la ciencia estadística mide con alguna precisión.

Decir Rodrigo Chaves va a ganar de manera contundente porque las encuestas le favorecen, tampoco es de recibo. La gente debe entender -nunca había explicado algo tantas veces- QUE LAS ENCUESTAS NO PREDICEN. Los datos de hoy en una encuesta -seria, responsable y estadísticamente válida- NO NECESARIAMENTE SERÁN LOS MISMOS dentro de tres días, en la elección final.

Mucho menos, señores y señoras, cuando las mismas encuestas están dejando claro que hay un grupo de indecisos que ronda entre los 16 y 18% de encuestados. Una diferencia de un 5-10% entre ambos candidatos no es garantía de triunfo, porque los indecisos pueden perfectamente volcar el resultado final.

Usemos el ejemplo de las últimas encuestas. El CIEP establece una diferencia entre ambos de 3,4%, similar a su margen de error, lo que da un empate técnico, porque tanto Chaves podría descender SI LAS ELECCIONES FUERAN HOY hasta el 38% de Figueres, como Figueres ascender a un número cercano al 41,4% de Chaves. Pero además, según esta encuesta, aplicada del 24 al 28 de marzo, hay un 18,1% de personas indecisas.

El CIEP tiene la particularidad de calcular los eventuales abstencionistas previamente y con los decididos a votar entonces calcular los resultados. Eso es muy positivo. Pero además, debemos tener claro que los indecisos también son posibles abstencionistas, más aún en una campaña donde el desencanto permea en la gente. Pero si los indecisos, en su mayoría, deciden votar, entonces puede voltear cualquier tortilla, más aún con los números del CIEP, donde la diferencia es apenas un 3,4%.

Veamos también Enfoques, aplicada del 23 al 27 de marzo. Aquí se ven números que hablan de una mayor ventaja para Chaves de 45% vs 33,7% de Figueres: 11,3% de diferencia. Pero Enfoques define en 16,2% los indecisos, lo que nos indica que si al menos un 11,3% de esos indecisos se inclina hacia el final por Figueres, entonces perfectamente Figueres puede ganar.

Siga el cuadro comparativo de todas las encuestas de marzo:

Comparativa encuestas culturacr balotaje cr final
Elaboración propia con datos de todas las encuestas autorizadas.

Podemos hacer el mismo ejercicio con Idespo de la UNA, con Demoscopía, pero no con Opol.

Ahora bien, el mismo CIEP en sus estudios de opinión de panel, ha demostrado que incluso en la última semana muchos que plantean una preferencia antes deciden NO VOTAR o hacerlo por otro candidato en porcentajes significativos.

También debe considerarse la tendencia que marcan las diferentes en cuestas y en todas, excepto Opol, se deja ver un constante descenso de la preferencia hacia Chaves, aunque Figueres sigue estancado. Aquí el asunto es que si los seguidores de Chaves no son duros, pueden finalmente declinar su voto, votar nulo/blanco o incluso decantarse por el contrario.

libro Asi somos los ticos comprar culturacr debrus jimenez 1

El otro dato a tomar en cuenta es que el voto nulo/en blanco también viene en tendencia hacia el crecimiento y ese voto, mediante la observación, se puede definir posiblemente como gente que antes creía votar por Chaves pero al final viene cambiando de opinión. Es perfectamente considerable que el voto por Figueres sea más duro por tradición partidista.

Finalmente, téngase muy presente que los costarricenses, como las mulas, reaccionamos de último momento ante el precipicio (parafraseando a don Ricardo Jiménez Oreamuno). Puede ser que la gente sienta, hacia el final, que existe algo, una amenaza quizás, que le impida votar por un candidato o votar del todo. A pesar de las encuestas, esta elección huele a un abstencionismo muy alto, pero eso solamente se sabrá el 3 de abril.

Por supuesto que también existe la posibilidad de que muchos que ahora dicen apoyar a Figueres, porque quieren defender el sistema y la democracia de los desplantes de Chaves y sus seguidores contra el TSE y la institucionalidad/legalidad costarricense, finalmente se quieran enterar que el liberacionista no es muy diferente si se mide, en términos de corrupción, cuántas veces se pasa por encima de esa legalidad/institucionalidad para beneficio de grupos ya identificados.

Como queda claro, el domingo puede pasar cualquier cosa, pero uno de los dos ganará esta olvidable elección. Lo que sí me parece lamentable es que Chaves y sus grupos de apoyo, incluida doña Pilar Cisneros, hagan eco de dudas contra el sistema electoral costarricense, uno de los más blindados y sólidos del mundo. Estoy seguro que eso le quitó muchos votos en las últimas semanas.

Tampoco vamos a rasgarnos las vestiduras, esta ha sido, por mucho, la campaña electoral más sucia de la historia: medios de comunicación totalmente inclinados (en su mayoría contra Chaves); seguidores fanáticos reproduciendo mentiras en redes sociales (de ambos bandos); líderes enfrentados en asuntos personales de frente y de espaldas; discursos incendiarios, populistas y demagógicos por doquier; uso y abuso de cultos religiosos de manera inconstitucional; ambas campañas con estructuras paralelas que irrespetan la legalidad e institucionalidad costarricense; incoherencias, ambivalencias y posiciones tergiversadas en temas fundamentales; fanatismo y politiquería en abundancia… y para qué seguir.

Cada quien decida con su conciencia.

Sobre el autor del contenido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.