Diputadas repudian a su colega Shirley Díaz por promover antivacunas que agredieron en Heredia

Es un principio universal que hasta en las guerras un hospital se respeta, agregó la congresista Paola Vega.

Zoila Rosa Volio comision PLN culturacr pulsocr

Hoy el Congreso fue una una sola voz de desprecio, indignación y hasta repudio contra la actuación de la diputada Shirley Díaz en los acontecimientos de ayer en el Hospital de Heredia, donde una turba de antivacunas golpearon personas -entre funcionarios y pacientes- para ingresar a la fuerza al centro de salud.

El grupo fue incitado por los mismos de siempre, entre los que se encuentra Marco Morales Albertazzi -quien se encuentra detenido por la Fuerza Pública y el OIJ mediante una orden judicial- y la misma diputada Shirley Díaz Mejías, además de Marvin “El Loco” Rojas quien hace cobertura como “periodista” de estos grupos. En varias grabaciones se ve a Rojas provocando la avalancha de agresores, así como a la misma diputada Díaz haciendo uso de un megáfono para incitar a las personas contra el actuar del hospital.

PersonasDisc 2
Espacio político pagado

“Es un delito escupir a alguien en la cara en época de pandemia”, expresó la legisladora Zoila Rosa Volio, quien se mostró bastante molesta por lo sucedido por este grupo agresores y además contra el actuar de la diputada Díaz: “Yo repudio que hayan tomado esas fuerzas terroristas domésticas el hospital de Heredia ayer y repudio la presencia de doña Shirley Díaz ahí, porque me da hasta vergüenza decirle diputada porque está atentando contra nuestra institucionalidad y con nuestra democracia”, dijo en el plenario.

Volio se indignó porque afectaron gente enferma en el hospital para “hacer tal espectáculo”. “Qué vergüenza y qué dolor me da mi país”, agregó.

La diputada Carolina Montero no se guardó palabras tampoco: “Impresentable la compañera Shirley Díaz, incitando a un movimiento que nadie sabe cómo termina y que lamentablemente en este caso terminó con personas golpeadas y se tuvo que cerrar el hospital para resguardar la seguridad de pacientes”.

“No solamente pusieron en riesgo la salud y seguridad de personas, sino que violentaron la institucionalidad democrática, amenazaron a las señoras magistradas y los señores magistrados de la Sala Constitucional y, con todo ello, amenazaron nuestra paz social”, agregó la diputada Montero.

gif promo

“Pero es todavía más grave que ese movimiento estuvo movilizado desde un despacho de la Asamblea Legislativa, desde el despacho de la diputada Shirley Díaz Mejías, quien debería responderle al país porque nadie puede darse por sorprendido que grupos que han venido siendo violentos contra este país se hayan movido de la forma que lo hicieron ayer”, expresó por su parte la diputada Laura Guido.

Guido explicó que los hijos no le pertenecen a los padres y que es deber de las instituciones sociales velar porque los menores no estén en peligro por negligencia parental, como se sospechó en el caso del niño que el hospital tenía bajo su cuidado ayer, y que -según los antivacunas- provocó el movimiento con acusaciones de “secuestro”. Servicio social, el Patronato Nacional de la Infancia y las organizaciones sociales que protegen a los menores pueden retener a menores de edad para que sea valorados por los especialistas acreditados.

Yorleny León dijo, por su parte, que “estamos hablando de actos que son repudiables para algo tan fundamental en este país, como es el derecho de las niñas y de los niños a ser vacunados, un derecho que ha sido cuidado y custodiado a través de los años por muchísima legislación en nuestro país”.

León dijo que los adultos tenemos la tendencia a ser egoístas con esos menores y es nuestro deber cuidar de esos derechos.

“Los hospitales no se merecen este tipo de violencia y es un principio universal que hasta en las guerras un hospital se respeta -agregó la congresista Paola Vega-; quiero advertir que el fundamentalismo exacerbado que se está viendo en algunos políticos en Costa Rica no puede llegar al nivel de estar violentando los derechos de los niños y las niñas”.

Vega recordó la expresión “a mis hijos los educo yo” para valorar lo sucedido y cómo un grupo de personas quiso tomarse la ley en sus manos. “Los niños no son propiedad de sus padres, hay un interés superior del niño tutelado por un marco de derechos humanos”, añadió Vega Rodríguez.

“Me sumo a las palabras que indican que una diputada de la República debería mantenerse en el marco del ejercicio democrático y en el marco del diálogo pacífico que llegue a soluciones y no prestarse para este tipo de actos de violencia”, comentó Vega en clara alusión a la diputada Díaz Mejías.

La presidenta del Congreso, Silvia Hernández, también dejó salir su indignación: “No recuerdo haber visto nunca una turba enardecida por la insensatez de marchar de forma violenta contra un hospital”.

También fue dura con Shirley Díaz: “Mucho menos que miembros de este parlamento sean cómplices de alcahuetear a ese grupo de personas que han perdido la razón y el sentido común”.

“Por eso las acciones de este grupúsculo violento son recibidas con el más alto desprecio de la mayoría de los costarricense”, añadió la diputada liberacionista. También aconsejó a Díaz de que reaccione y no siga justificando ese nivel de insensatez.

1 thought on “Diputadas repudian a su colega Shirley Díaz por promover antivacunas que agredieron en Heredia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.