Desenredemos: ¿Qué es la inmunidad de rebaño o colectiva? ¿Estamos cometiendo algún error? ◘ Voz propia

Asumir que la vacunación nos daría esa inmunidad sería un grave, perdón, no, un gravísimo error.

Dr. Abel Víquez

Por Abel Víquez, opinión. Revisemos por unos minutos, con base en la definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS), de qué estamos hablando:

“El término “inmunidad colectiva» (también llamada «inmunidad de grupo o de rebaño”) se refiere a la protección indirecta contra una enfermedad infecciosa que se consigue cuando una población se vuelve inmune, ya sea como resultado de la vacunación o de haber presentado la infección con anterioridad” (o “recuperados” como también les llamamos)”.

Para conseguir esa inmunidad de rebaño, los científicos y especialistas en el tema hablan que se necesita un 50% – 60% de la población (de un país o mundial), que desarrollen inmunidad (defensas) contra el SarsCov-2 o Covid-19.

Tanto el director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, como la jefa de científicos de la OMS Soumya Swaminathan, coinciden y son enfáticos que por medio de la vacunación se “descarta o es improbable” alcanzar la inmunidad de rebaño en el 2021.

“Recientemente, un equipo de investigadores con sede en Suecia y el Reino Unido buscó producir un modelo más preciso de inmunidad colectiva. Para hacer eso, consideraron las formas en que las personas de diferentes grupos de edad y tendencias sociales se mezclan en entornos del mundo real. Los resultados de su modelo, que se publicaron el 14 de agosto en la revista Science, determinaron que una tasa de infección comunitaria de alrededor del 43% podría, teóricamente, ser suficiente para producir “un nivel de inmunidad”, explica Markham Heid (1).

Ahora bien, podemos asumir con base a los resultados de diversas investigaciones que, para nuestro país, la inmunidad de rebaño la alcanzaríamos cuando el 50% de la población (promedio estimado) alcance esa inmunidad.

MÁS PARA USTED:

Mariachis y evangélicos quisieron revivir pesca de arrastre pero su idea no prosperó en el Congreso

En EE.UU. usan ‘objeción de conciencia’ por motivos religiosos para no vacunarse

La fabulosa celebración del Bicentenario en San José: Videos y fotos

Fabricio Alvarado quiere explotar gas natural y oro: “Es momento de aprovechar los recursos naturales”

Asumir que la vacunación nos daría esa inmunidad sería un grave, perdón, no, un gravísimo error, porque no es por la vacuna si no gracias a los siguientes factores que alcanzamos esa inmunidad:

  1. Personas infectadas que se comportaron como “asintomáticos”, que según estimaciones de la OMS, es alrededor de 800.000 personas, la mayoría NO detectados.
  2. Personas recuperadas de la infección, según el Ministerio de Salud andaría por 200.000.
  3. Personas vacunadas, hoy cerca de 100.000 con la primera dosis y más o menos unas 50.000 con la segunda dosis (los datos cambian todos los días).

Por lo tanto:

  1. NO podemos asumir que la inmunidad de rebaño, solamente se alcanza vacunando a la población.
  2. En mi opinión, la idea de vacunar inicialmente a poblaciones susceptibles, como ha descrito el la Norma de Vacunación del Ministerio de Salud o Grupo 1, fue completamente irrespetada al vacunar a personal administrativo, de teletrabajo, “hijos y amistades” o personas sin criterio técnico o de salud pública (incluyo de altos niveles) que ignorando la Norma, dictaron y crearon “nuevos grupos de riesgo” con la única idea de favorecer a sus colaboradores. Esto fue admitido así en cuatro informes diferentes realizados por la Auditoría Interna de la CCSS.
  3. Lamentablemente el Ministerio de Salud, como ente rector de la salud de todos nosotros y nosotras, ha jugado un papel muy débil frente estos atropellos.
  4. La vacunación de nuestras y nuestros adultos mayores, así como grupos de alto riesgo de cualquier edad, tiene como único objetivo disminuir la mortalidad, descongestionar las unidades de cuidados intensivos y hospitales, pero NO alcanzar la inmunidad de rebaño.

Resulta inadmisible, vacunar grupos (2, 3, 4 o 5) de cualquier edad si no se ha terminado de vacunar el Grupo 1, según lo establece la norma. ¿Desvestir un santo para vestir otro?

“De esta forma, las personas adultas mayores que habitan en un centro de larga estancia, así como quienes laboran en estos sitios, y el personal sanitario, policial y de emergencia serán los primeros en recibir la vacuna”, establece la norma establecida.

“Este personal de primera línea que se encuentra en el primer grupo a vacunar lo constituyen: las y los trabajadores de la Caja Costarricense del Seguro Social, el Ministerio de Salud, el personal que labora en los hospitales privados, la Comisión Nacional de Emergencias, Bomberos, Cruz Roja y los cuerpos policiales de: seguridad, tránsito, migración, penitenciarios, municipales y OIJ”, agrega la indicación del Ministerio de Salud (2).

CITAS:

  1. Artículo publicado en la revista Medium, originalmente escrito por Markham Heid el 27-8-2020 , y traducido al español por pJuanbarrios.com.
  2. Decretado así por la Comisión Nacional de Vacunación y Epidemiología el 18 de diciembre 2020.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *