Defensa de Trump sostiene que el impeachment es una venganza política

Los apoderados de Trump argumentaron que el discurso del exjefe de Estado está protegido por la garantía de libertad de expresión

Los abogados del exmandatario Donald Trump aseguran que el juicio político (impeachment) contra el expresidente Donald Trump, acusado de “incitación a la insurrección” es un caso de “venganza política”.Con una defensa diferente a la del pasado martes 9 de febrero, que despertó la molestia del expresidente Donald Trump, el abogado Michael van der Veen abrió la exposición de su caso argumentando que el juicio político se reduce a un acto de “odio” y retaliación de los demócratas contra el exmandatario.

“El artículo de juicio político ante el Senado es un acto de venganza política injusto y descaradamente inconstitucional”, dijo Van der Veen en su apertura y agregó que es parte de la “cacería de brujas de años” del Partido Demócrata.

Asimismo, los abogados defendieron el planteamiento utilizado por el expresidente el pasado 6 de enero, que según los fiscales de la Cámara de Representantes incitó a la violencia contra el Capitolio mientras los legisladores certificaban la victoria de Joe Biden en las elecciones presidenciales del 3 de enero.

Los apoderados de Trump argumentaron que el discurso del exjefe de Estado está protegido por la garantía de libertad de expresión, incluida en la primera enmienda de la Constitución estadounidense.

Van der Veen justificó que cuando Donald Trump utilizó la palabra “luchar” no se refería a un enfrentamiento físico ni violento sino a que los legisladores “lucharan por los principios” de la democracia.

¿ALGO MÁS?

Diputados denuncian posible suspensión del sistema 9-1-1 por regla fiscal

Así justifican los ministros del Ejecutivo su rechazo al proyecto actual de Cannabis medicinal

PAC y Welmer Ramos piden al Gobierno firmar la ley para Cannabis medicinal y cáñamo

Participe en el primer censo mundial de mariposas

Pero sus palabras contrastan con las que esgrimieron los fiscales demócratas, quienes concluyeron su caso el jueves, argumentando que Trump sabía lo que sucedería cuando exhortó a sus partidarios a marchar hacia el Capitolio y les pidió “luchar como el infierno”, por lo que aseguran que el exgobernante republicano debe rendir cuentas.

Habría pasado. Durante su intervención, el equipo del expresidente no rechazó que hubo un asalto violento e insurrección contra la sede del Legislativo estadounidense. Sin embargo, orientó su estrategia en que su cliente no influyó para que ocurriera. La defensa aseguró que el ataque fue premeditado e inició antes de que el entonces mandatario emitiera el discurso frente a sus seguidores, por el que es acusado.

El abogado Van Der Veen aseveró que las cámaras de seguridad mostraron que a las 11:15 de la mañana del 6 de enero se registraban personas entrando al Capitolio, “45 minutos antes de que el presidente Trump se parara en el escenario”.

Unas afirmaciones que chocan con lo que sucedió minutos después de que Trump alentara a sus seguidores a ir al Capitolio, como lo demuestran las crudas imágenes que los demócratas revelaron el pasado 10 de febrero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *