Datos y realidades sobre el Teatro Nacional y el proyecto de restauración

La discusión sobre el préstamo del Teatro Nacional está llena de opiniones. Como de costumbre, ofreceremos algunos datos y aclaraciones para ayudar a discutir con más fundamentos.

William Martínez. La discusión sobre el préstamo del Teatro Nacional está llena de opiniones. Como de costumbre, ofreceremos algunos datos y aclaraciones para ayudar a discutir con más fundamentos.

El presupuesto del Teatro Nacional

¿Cómo están las finanzas del TNCR? Según este documento de Hacienda los ingresos estimados para este año serían de 3 495.7 millones. Ese es un presupuesto pequeño.

Vemos que la mayoría viene del impuesto por la Ley de Espectáculos Públicos y de las ventas que el mismo TNCR logra. Un poco más de la cuarta parte es dada por el gobierno. Eso entra, ¿En qué se gasta?

Según el gráfico del mismo documento, un 30% se va en salarios (Este plan, son 60 personas, ver los cuadros) y un 41% en servicios. También hay un 22% que se distribuye al Melico, al Museo de Arte Costarricense y al Centro Nacional de Música.

TEATRO NACIONAL
¿Hay un plan B si no se aprueba
el crédito para el Teatro Nacional?

¿Qué son ese 41% de los servicios? (Según la ejecución del 2017) Pago de alquileres (2.7%), servicios básicos (3.2%),Comerciales y financieros (7.8%), Mantenimiento (13.3%), gestión y apoyo (71.8%). Este último se va casi todo en servicios de ingeniería (27.1% de partida) y “Otros” (30%).

Ahora, el aporte de gobierno se usa para salarios, y los ingresos “propios” para todas las demás partidas y parte de salarios también. Si vemos el gráfico de ejecución (2017), podemos ver que el departamento que más subejecuta es conservación.

El cuadro de detalle de la ejecución de Conservación, se nota que no se gasta en servicios, materiales y bienes. En este informe se menciona sobreestimación ese año:

Para el 2018, se distribuyó el presupuesto así: Conservación (37%), Promoción Cultural (23%), Administración (21%), Operaciones y Servicios (12%) y Escenario (7%). ¿Qué es el “Programa Integral de Seguridad y Conservación del Monumento Histórico: Teatro Nacional de Costa Rica”?

El proyecto de restauración

Desde antes del 2017 el departamento de conservación está trabajando en un programa de conservación que incluye varios cambios. Hay que aclarar que NO ES un plan contra incendios como TODO el mundo cree: es un proyecto más grande que busca alargar la vida del bien patrimonial.

¿Qué propone este proyecto?

Según este documento de ICOMOS hay varias cosas que se harán. E.g., se eliminará una fila de butacas para mejorar la evacuación (en este momento es una ratonera mortal, así de serio), se cambiará todo el sistema eléctrico y se agregarán sistemas de prevención de incendios.

Sin embargo, hay otros cambios. En el mismo teatro hay oficinas “precaristas” porque usan salones del teatro ajustadas para ese trabajo, que incluyen instalaciones para computadoras. Esos salones tienen arte delicada que está “protegida” por paredes artificiales. Adicionalmente hay oficinas que se alquilan externas. El teatro también tiene bodega y taller de restauración. La idea es mover todo eso fuera, por lo que se propone un edificio de 5 pisos (uno subterráneo) donde se trasladarán todas las oficinas, bodegas, talleres, etc. Esto liberaría al teatro de carga eléctrica y permitiría restaurar las piezas de arte actualmente cubiertas. Sacar las oficinas también reduce el peligro de incendio.

OPORTUNIDADES
Cursos y talleres gratuitos
para niños y niñas

Pero hay un problema: si se traslada la bodega, el trasiego de materiales se complica. Por eso se propone un túnel que comunique los dos edificios y así los materiales, decoraciones, escenarios pueden ser trasladados sin salir a la calle.

¿Qué más? El proyecto propone alargar la vida útil de la tramoya histórica. Para evitar el desgaste del mecanismo de madera y cuerdas, se planea instalar una eléctrica, que agregará una barras metálicas que levantarán la tramoya, de forma que se pueda usar la eléctrica o la manual. Esto implica también cambios eléctricos.

Otro cambio es el de luces incandescentes del escenario por luces LED. Adicionalmente, los páneles de la concha acústica actual están deteriorados, por lo que se “cubrirían” por otras más modernas y retráctiles que den mejor sonoridad (que en este momento no es la mejor).

Como se puede ver, el proyecto no es un cambio de bombillos, es un proyecto de restauración y conservación integral: Protección y Restauración (52.2% del préstamo), Sostenibilidad (mejoras a la edificación y centro cultural) (33%) y la gestión (Diseño y demás) (14.8%).

¿Son estos cambios una ocurrencia del director del TNCR o un “chorizo” de algún mando medio o la presidencia? El proyecto lleva más de 2 años definiéndose y han participado no solo el CFIA sino también otras instituciones como los Bomberos y otros expertos.

La discusión sobre si los cambios de edificio y otros ajustes son necesarios o urgentes dependerá de varios factores. Revisemos por lo pronto el préstamo. Es un préstamo de $31.3 millones de colones. ¿Cuánto es eso? Son como 17 841 millones.

Para tener una idea, hice un comparativo con algunos rubros del presupuesto actual y con otro préstamo al BCIE: el del tren eléctrico. Sí, se ve poco, pero no si se compara con el presupuesto completo del TNCR de poco más de 3 500 millones contra 17 841 millones (casi 6 veces).

¿Cómo se pagará eso? Bueno, el préstamo sería a 20 años con la tasa de interés igual a LIBOR mas 290 puntos básicos (ajustable por semestre). Cálculos a mano alzada dan un monto de cuotas de 1 429 millones anuales. Según el TNCR, ese dinero lo pagarían en parte del teatro y en parte saldría del presupuesto general de la república. No se comenzaría inmediatamente porque darían unos 3 años de gracia. Comparando, casi que consumiría lo que entra por la ley de espectáculos públicos y se gastaría lo presupuestado para servicios. Esto necesariamente incrementaría el presupuesto, aunque un monto relativamente bajo (Solo el incremento solicitado para del FEES del año entrante es de 11 400 millones, la amortización sería apenas un 13% de ese aumento).

Ahora bien, a la gente no le gusta el gasto en mejorar el sonido o en la construcción del edificio, propone que se haga solo el trabajo eléctrico (que como se mencionó tiene relación con los otros trabajos dado que no es la única fuente de desastre).

¿Se puede variar el préstamo?

Con el BCIE es posible ajustar los préstamos si se cuenta con fundamentos técnicos, pero en este caso el convenio firmado es por un proyecto de protección y restauración, y los estudios técnicos incluyen, la movilización de las oficinas como una reducción de riesgo.

Si se elimina esa parte, el valor de todo el estudio, según los entendidos,queda inválido. El proceso necesitaría un estudio nuevo y una nueva aprobación por parte del banco, lo que se podría llevar otro par de años. Hay otra duda. ¿Es el monto razonable para lo que se pretende?

Si es cambiar bombillos, pues sí. Para valorarlo, lo mejor es que gente con criterio experto analice si es razonable la cantidad de trabajo y el precio. Según entiendo, el CFIA lo revisó y considera no solo que todos los cambios son necesarios sino que el precio es correcto.

Este video da una breve explicación de estos puntos. Hay también voces contrarias, como la del miembro del ICOMOS, Alejandro Mora, que se opone a las modificaciones en este artículo.

Sin embargo, en el documento de ICOMOS que puse arriba, la junta directiva aclara que dichos comentarios de don Alejandro a otros medios son a título personal.

¿Qué NO tenemos? Un estudio que me diga qué beneficios valuados tengo. Por ejemplo, uno que calcule el costo de mantenimiento, más el riesgo de pérdida, menos el costo de alquileres y que determine si el préstamo retorna la inversión algún día.

La justificación de riesgo debe estar porque el préstamo se aprobó por parte del BCIE, pero mucha de esa información no se consigue (no la he conseguido yo). Por lo pronto, estos son los datos. Si alguno tiene acceso a los estudios presentados al BCIE, sería genial compartirlos.

William Martínez Pomares. Arquitecto de software y profesor universitario, cuentacuentos y escritor de ficción. Investigador por formación y por curiosidad intelectual: apasionado de la simplificación de conceptos y de la discusión fundamentada.

5 thoughts on “Datos y realidades sobre el Teatro Nacional y el proyecto de restauración

  1. This is very interesting, You are a very skilled blogger. I have joined
    your feed and look forward to seeking more of your wonderful post.
    Also, I’ve shared your website in my social networks!

  2. Thanks for some other informative web site.
    Where else could I am getting that type of information written in such an ideal method?
    I’ve a undertaking that I’m simply now working
    on, and I have been on the look out for such information.

  3. Uno escucha tantos comentarios sobre posible chorizo que se crean dudas bien fundadas en experiencias anteriores de corrupción. A cómo está explícitado el gasto en este plan tiene sentido semejante préstamo. Pero esto es solo Lo proyectado. ¿quien garantiza una inversión fiel en este proyecto ? Este es un país entregado a cinicos y choriceros. ¿Hay todavía gente proba para que maneje estos fondos? ¿Quienes serían?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *