Cuando algunos diputados traicionan a la gente de manera tan evidente ◘ Voz propia

Los diputados opositores a la apertura del mercado de las medicinas: “Ellos mismos le dieron la oportunidad a Ramos de usar esta situación en su provecho de cara a las elecciones”.

La antítesis: Karine Niño bloqueó proyecto para bajar precios de medicinas, Daniel Ulate lo apoyó.

Opinión. La abanderada de esta evidente traición a las personas es la liberacionista Karine Niño, pero también su compañero de fracción Roberto Thompson (quien astutamente mantuvo un perfil bajo, aunque usó los mismos ‘argumentos’ que Niño) o también ‘con todo gusto’ hubiéramos visto ahí a Pedro Muñoz o María Inés Solís (aunque fueron Humberto Abarca y Aracelly Salas los encargados).

Pero también cabe mencionar un mérito: el del diputado liberacionista Daniel Ulate, quien quebró su voto en un acto de conciencia destacable y apoyó el proyecto para abrir el mercado de los medicamento y así bajar los precios para las personas.

Rebuscaron expresiones vagas para montar una defensa de su posición que terminaron siendo fundamentalmente ridículas, como suele suceder en estos casos. Cuando un diputado llega a defender o bloquear un proyecto, porque defiende intereses de los más poderosos, siempre sucede lo mismo: arguyen supuestos intereses político electorales o dan ‘razones’ asociadas a rivalidad política. La idea es clara: disimular lo que realmente está atrás: el mandato de quienes financian.

Kariñe Niño nos dio un claro ejemplo, ella dijo que Welmer Ramos usó el proyecto para hacer política electoral. Lo curioso es que se trata de un proyecto que tiene años de estar en estudio por parte de los mismos 16 proponentes, de especialistas de otras organizaciones y de la misma Comisión de Asuntos Económicos del Congreso. Es decir, no salió de la noche a la mañana para hacer política electoral, el legislador Ramos lo viene defendiendo desde cuando ni siquiera pensaba en ser precandidato.

Si estos diputados hubieran adoptado el proyecto y lo hubieran apoyado, ellos también hubieran sido parte de un acto en beneficio de la población y, por supuesto, podrían decir con orgullo que tuvieron una oposición responsable de cara al proceso electoral. Paradójicamente, hicieron lo contrario y más bien le abrieron las puertas a Ramos para usar este rechazo en contra de la gente para su propio beneficio electoral. Es decir, ellos mismos le dieron la oportunidad a Ramos de usar esta situación en su provecho de cara a las elecciones.

¿Y por qué harían eso? Es muy claro: porque lo que realmente defendían ellos era el interés de las farmacéuticas, de los intereses de Cuesta de Moras y grupos poderosos que manejan el vulgar oligopolio de la comercialización de los medicamentos en Costa Rica.

La otra razón que se rebuscaron fue la dogmática neoliberal, decir que el proyecto quiere regular precios, que los precios los ponga el estado como en el socialismo, pero eso resultó ser totalmente falso. Heriberto Abarca llegó con esa cantaleta y pronto quedó claro que eso no era cierto, que el proyecto no buscaba que el estado estableciera precios, sino más bien que el mercado de las medicinas tuviera más apertura, es decir, que es un proyecto liberal, de apertura del mercado. El mismo economista liberal del PLN, Leyner Vargas, lo explicó con claridad en un video.

Insólito: Vicepresidente de Surinam juega en la Concacaf con 60 años y ficha roja de la Interpol

Coaliciones, alianzas y fusiones electorales en política costarricense ◘ Cultura electoral 22

Presidente de Costa Rica arremete contra potencias en la ONU: Dijo que las Malvinas son de Argentina…

Figueres en el pregón: Demanda a su hermana y anuncia a Rodrigo Arias como candidato a diputado

Abarca, incluso, se dejó decir que el proyecto beneficiaría a solamente una gran cadena de farmacias, cuando la evidencia y lo concreto en el proyecto es regular precisamente para que haya apertura y entren a competir nuevas farmacias y haya competencia. Una contradicción de fondo que no supera el mínimo análisis de alguien que conozca el proyecto. El punto era inventar algo, cualquier cosa, para oponerse.

Digámoslo con claridad: son diputados que usan el liberalismo para defender monopolios, duopolios y oligopolios privados en beneficio de unas cuantas manos. Ese ha sido, es y será su trabajo, la mayoría de ellos en el PLN, PUSC y algunos de los partidos evangélicos o ‘independientes’. Pero también el PAC ha defendido esas agendas e intereses de grupos concretos.

El señor Ramos González ha dado muchas evidencias de su lucha contra esos mercados controlados que encarecen el costo de la vida: luchó primero contra el duopolio del cemento que lo manejaban Cemex y Holcim (aún lo hacen) para encarecer el precio del cemento en hasta un 30-40%; luego lo hizo contra el extraño oligopolio financiero de la usura, donde empresas como Credomatic y almacenes de electrodomésticos, garroteras y otras especies ponían intereses altísimos y cobran comisiones brutales a los comercios por uso de datáfonos. Eso con la lamentable complicidad de la banca estatal que es ineficiente para prestar su gran capital y prefiere prestarlo a las garroteras que explotan al pueblo, como ha sido denunciado varias veces.

Y ahora las medicinas, una batalla que perdió momentáneamente, porque ha dicho que traerá de nuevo el proyecto a la corriente legislativa y no me extrañará que ese proyecto se convierta en uno de esos proyectos insignia de amplios grupos de la población, porque es un proyecto que apoyan muchos sectores de la sociedad civil. Y esto no quedará así.

Por ahora, la traición está echada y fue clara. Los nombres de Karine Niño, Roberto Thompson, Erick Rodríguez Steller, Heriberto Abarca, Aracelly Salas y Floria Segreda quedarán en la retina como de quienes se opusieron a una oportunidad para bajar los medicamentos a los costarricenses.

¿Que Welmer Ramos usará esto para hacer política electoral? No tengan duda, porque la gente cobra esas traiciones, la gente olvida momentáneamente, pero cuando se trata de recordar lo hace y con mucha fuerza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *