Con casi 50.000 casos, 531 fallecidos y transmisión comunitaria Costa Rica se atreve a más apertura

Un análisis sesudo sobre la situación actual del Covid-19 cuando Costa Rica está a las puertas de un proceso de mayor apertura, cuando sus números aumentan y los indicadores no son muy halagüeños quizás.

Actualizado. Costa Rica mantiene una de las tasas de letalidad más bajas del continente y el mundo (cerca del 1%), es decir, muere una persona por cada 100 que adquieren el virus. Los números son casi redondos: van 531 personas muertas relacionadas con Covid-19 y el umbral de los 50.000 casos está por superarse posiblemente este martes 8 de setiembre.

El ministro de Salud, Daniel Salas, aceptaba en conferencia de prensa -mientras explicaba el uso correcto de las mascarillas- que el país está en transmisión comunitaria: el virus se transmite en la calle y en espacios comunes si las personas no toman las medidas respectivas. Por eso no extraña que haya 500 personas hospitalizadas, 236 de ellas en cuidados intensivos la 8 de setiembre.

La tasa R de contagio, por otro lado, sube discretamente durante agosto, pero con tendencia al aumento, después de encontrarse en 1 y ahora estar en 1.15.

Según el Centro Centroamericano de Población de la UCR (CCP-UCR), la tasa estimada “con los datos más recientes de septiembre 2 de 2020, es R = 1,15 con tendencia oscilante entre 1,1 y 1,2 durante todo el mes de agosto”. Esta tasa mide la cantidad de personas que contagia una persona enferma por el virus: en promedio cada persona contagia a uno más y un poco más.

Según la perspectiva, estos números pueden ser halagüeños, o no, pero con ellos Costa Rica empezará este miércoles 9 de setiembre -Día de la Niñez en el país- una etapa de apertura más atrevida, aunque para muchos esa etapa ya empezó en la mente colectiva desde el 1 de setiembre, cuando se suponía un período de transición.

Según los reportes epidemiológicos, Costa Rica anda por los 1100-1200 casos diarios en promedio y solamente entre el domingo y lunes reportó 32 fallecidos, además de 21 pérdidas para el martes 8, los números más elevado que hayan sido registrados.

Como es lógico, los resultados numéricos de esta apertura vendrán después, en la segunda mitad del mes, cuando se podrán tener evidencias claras de cuál es la afectación en la salud pública. La experiencia en España y otros países ha sido negativa, pero las autoridades de salud hacen su esfuerzo por mostrar a las personas el uso correcto de la mascarilla que ahora será obligatoria en espacios reducidos, así como de otras medidas para evitar el contagio.

Por otra parte el sistema de salud costarricense amplió en 15 veces su capacidad de unidades de cuidados intensivos (UCIs), al pasar de 24 a 359 camas dedicadas a la atención por Covid-19.

Sin embargo, una estimación “neutra” del CCR-UCR plantea que “si el país se estanca en la tasa R = 1,15 de días recientes, dentro de un mes estaremos con reportes de alrededor de 2.100 casos diarios.  Este número es casi el doble que el promedio actual y podría desbordar la capacidad de atención hospitalaria de la CCSS, pues probablemente se llegaría a 1.100 personas demandando hospitalización, 360 de ellas en camas UCI, es decir casi el doble que en la actualidad.  También se espera alcanzar un acumulado de 960 fallecidos al 2 de octubre”.

Ni hablar de un escenario “pesimista”, donde “si se manifiesta una nefasta tendencia a aumentar la tasa de contagio a R = 1,5 (situación que podría darse como resultado del levantamiento de las restricciones de movilidad) se retornaría al catastrófico aumento exponencial de la curva de nuevos infectados y hacia el 2 de octubre estarían reportándose 4.200 casos nuevos”.

Ahora bien, tengamos presente que el registro y conteo de casos diarios confirmados no promete ser exacto y es posible que muchos casos no sean anotados, pero sí estén generando otros enfermos por nexo.

El CCP-UCR es conciente de esa realidad incluso en un escenario optimista: “Si, en el mejor de los casos, la tasa R disminuye y alcanza en 4 semanas un valor de R = 0,8, el panorama es de un descenso moderado en el número de casos nuevos que llegaría a 900 diarios el 2 de octubre, cifra que también es problemática, tanto por la presión sobre los servicios hospitalarios como por continuar por encima de las capacidades del país para el rastreo y testeo de contactos para contener el brote”.

El mejor escenario de control de la pandemia es volver a los números de 100 casos por día o menos, que podría retomar el control del sistema de salud y, por supuesto, una disminución de la presión sobre el sistema hospitalario y de fallecimientos. Pero en un escenario de apertura como el que está por empezar, el regreso a esos números parece una utopía.

Hombres mueren más pero se contagian parecido

Los números de 6 meses de pandemia y casi 50.000 casos registrados nos ofrecen algunas conclusiones particulares que analizamos con los datos al lunes 7 de setiembre.

Aunque la relación entre mujeres y hombres contagiados es de 26/23 (26 hombres por cada 23 mujeres), la cantidad de muertos hombres es casi de una relación 3/2 (3 hombres fallecidos por cada 2 mujeres), lo que demuestra que los hombres son más susceptibles a la infección.

Una relación similar se da entre adultos y adultos mayores: 1.8/3.3 (1.8 adultos fallecidos por cada 3.3 adultos mayores), lo que nos indica que la enfermedad no es tan exclusiva de los adultos mayores, quizás porque están siendo más cuidados. No obstante, es preciso tener claro que la cantidad de adultos contagiados es mucho más que la de adultos mayores: 41.305 adultos / 3.126 adultos mayores.

En otras palabras, la tasa de letalidad entre adultos mayores es mucho más alta, de 10.65%. Por ejemplo, por cada 100 adultos mayores enfermos mueren 10.65 aproximadamente, se recuperan cerca de 79 de ellos. En cambio, entre los adultos esa tasa baja a 0,42%, pero como son tantísimos adultos contagiados finalmente ellos aportan el 35% de los fallecidos totales hasta el momento.

Contagiados por edad tenemos: 41.305 adultos, 3.126 adultos mayores y 4.233 menores de edad, 116 se encuentran en investigación. No hay menores reportados aún como fallecidos.

Por otro lado, en meses anteriores el país presentaba que casi 1 de cada 3 enfermos era extranjero (en su gran mayoría nicaragüenses), pero en estos momentos esa relación cambió para un aumento notorio de costarricenses enfermos. La relación es de 38.226 costarricenses y 10.554 extranjeros, es decir, 1 de cada 4 enfermos es extranjero, aproximadamente.

En total tenemos de 22.990 mujeres y 25.790 hombres, de los cuales 38.226 son costarricenses y 10.554 son extranjeros.

Otros datos epidemiológicos al día

Al martes 8 de setiembre, el país registra 1.117 casos nuevos de COVID-19, de los cuales 288 son por nexo epidemiológico y 829 por laboratorio, para un total de 49.897 casos confirmados, con un rango de edad de cero a 100 años. Se trata de 23.523 mujeres y 26.374 hombres, de los cuales 39.175 son costarricenses y 10.722 son extranjeros.

Se contabilizan 19.285 personas recuperadas de las cuales 8.951 son mujeres y 10.334 son hombres, por edad tenemos: 16.250 adultos, 1.033 adultos mayores, 1.951 menores de edad y 51 se encuentran en investigación.

El domingo se reportaron 13 lamentables fallecimientos y el lunes se reportan 19, más 21 del martes, hacen un total de 531 decesos relacionados con COVID-19: 202 mujeres y 329 hombres, con un rango de edad de 19 a 100 años. PPor edad son 185 adultos y 346 adultos mayores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *