¿Cómo se construye un poder populista? ◘ Voz Propia

Este artículo de opinión desarrolla, con ejemplos, cómo se construye un poder populista en una nación.

Comparta en


La causa que da origen al poder populista

OPINIÓN. Por Joaquín B. Martínez. Adolf Hitler se apoyó en una idea sin contenido, “contra los judios, exterminar a los judios para tener un imperio de 1000 años, sugerir que los judios eran la causa de todos los males, señalarlos sin dubitación, marcarlos, liquidarlos” y ya ven, el problema no eran los judios, nunca fueron los judios, era Hitler, como se diría; la causa que da origen es lo que vale la pena atender.

Nuestro actual gobierno ganó las elecciones por tanteada, y la verdad pudo haber sido más, don Rodrigo Chaves, salvo el problema “de jaretas” era un perfecto desconocido, quien alquila un partido político, también desconocido, ambos sin historia, sin rabo, sin contenidos históricos y que bien respondía a un clamor nacional; la corrupción, todo es corrupción, los contrarios son corruptos, quienes le adversen, son corruptos, la prensa que me describe y ataca, es corrupta (y canalla), esos corruptos han robado a manos llenas, detrás de muchas conseciones, ahí están esos ladrones empresarios y corruptos, etc., y al pueblo eso les gustó, a quien no, si es un pueblo cansado de de tanto malestar. Pero a los evasores, salvo en discurso, nunca los señala.

A veces creo firmemente, que la gente no votó por Chaves, votó contra todo lo que significaba la política pasada y de manera armoniosa, a todo ello se le calificó de corrupta, al menos así lo entiendo yo, como el imaginario colectivo, eso caló en la sociedad.

Una vez concluida las elecciones, con un discurso “anti sistema”, nuestro presidente terminó de capitalizar su caudal político (y todavía), contando con un apoyo incuestionable, pero…, cuidado, al no tener caudal político previo, hoy se dilucida también como una vacío, un rejuntado de personas y personalidades; sin que a la fecha se haya “tocado, afectado, transformado, el mismo sistema que Rodrigo Chaves atacó”, sean las estructuras fácticas o mediáticas del poder, esas siguen incólumes. Faltan las denuncias puntuales, concretas, directas y con evidencias, no con apreciaciones políticas, solamente.

Ahora bien, hagamos el ejercicio del primer párrafo, sustituyamos judios por el concepto de corrupción: “Rodrigo Chaves se apoyó en una idea sin contenido, “contra la corrupción, exterminar la corrupción para tener un gobierno pulcro, sugerir que los corruptos (prensa canalla y afines) eran la causa de todos los males, señalarlos sin dubitación, marcarlos, eliminarlos y ya ven, el problema no era la cacaraqueada corrupción, era él mismo, como se diría; la causa que da origen es lo que vale la pena atender.” Chaves no es un Hitler, pero el método populista sí es el mismo.

Ojo, si hay corrupción y mucha, pero no todo es corrupcion, aunque hoy se expresa “hagan lo que yo digo que se haga, pero no lo que yo hago”.

¿Alguna duda…?

BOLETÍN GRATUITO:


Comparta en