¿Cómo era la cultura boruca allá por los años setenta en Costa Rica?

Geovanny Jiménez S. Entre 1975 y 1978 el antropólogo Ayra Rod Williams habitó e investigó a la comunidad de Boruca, cerca de las riberas del río Grande de Térraba. El resultado fue un documento que tituló “Boruca” y que la Editorial UNED recupera en forma de libro.

La antropóloga costarricense María Eugenia Bozzoli, indica que este libro constituye “un valioso registro etnográfico, fundamental para preservar la memoria e identidad de los borucas, la región brunca y el pueblo costarricense, pues el contenido es el repositorio de un acontecer histórico irrepetible“.

Resulta llamativo que ya en la décadas de los setentas el tema del acaparamiento o venta ilegal de tierras -aún vigente y tanto conflicto ha generado en los territorios indígenas-, ya se daba y producía problemas. Algunos indígenas vendían a los no indígenas -a cambio de caballos o sumas irrisorias- extensiones de tierra fértil en contra del artículo 7 de la Ley Indígena de 1977.

Viviendas tradicionales con techo de zacate sabana, un poblado distribuido en medio de montañas, una iglesia católica y una escuela de “construcción ladina” (con criterios originarios), así como el “Juego de los diablitos“, son imágenes que pasan por las fotografías y textos de este libro.

El estudio etnográfico de Rod Williams es importante para sentar las bases del conocimiento de los pueblos de esta cultura, como Boruca, Curré, Chánguena, Cajón, Mano de Tigre, Caña Blanca, Bijuagual y otros. 

Aunque algunas de las informaciones que contiene el libro no tienen vigencia para la actualidad, la obra es sin duda un documento para preservar conocimientos valiosos, como el hecho de que existen medicinas “mágicas” en esta cultura que curan mordeduras de serpiente, evitan el embarazo, recuperan la fertilidad y curan gangrenas, entre otros.

La obra, que no pudo ser publicada en 1981, ante la muerte del autor, fue revisada y preparada por María Eugenia Bozzoli y Fernando González Vásquez, para ver la luz en el año 2016.

Consiga este libro en línea en este enlace

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios con Facebook