Cicletadas: Las protestas en Chile hacen la revolución en dos ruedas

«Los ciclistas día a día se han ganado un espacio en la comunidad, y en la revuelta porque es un movimiento más cercano y más amigable para la gente»

Carolina Trejo, Sputnik. Todos los domingos miles de ciclistas copan las calles de Santiago y de otras ciudades de Chile para sumarse a las protestas iniciadas el 18 de octubre de 2019. Las ‘cicletadas’ se han transformado en símbolo de denuncia, conciencia y revolución. Desde que empezó el estallido social, las ventas de bicicletas crecieron al menos un 90 %.

Son 14 semanas de marchas sobre ruedas las que completan la llamada Revolución Ciclista. Fueron los primeros en llegar hasta la casa del presidente chileno, Sebastián Piñera, a solo dos semanas de estallar las protestas sociales a lo largo de todo el país suramericano.

«Es apoyar el estallido de forma muy potente, como es tomarse las calles. Porque si te das cuenta miles de ciclistas en la calle ya no hay forma de que pueda actuar ni Carabineros, ni la Policía, nadie. Es ocupar las calles en forma pacífica», explica a Sputnik el integrante de Revolución Ciclista Carlos Escobar.

Además de denunciar la represión desatada en contra de quienes se manifiestan en las calles, los ciclistas refuerzan la «conciencia que tienen tanto con el medio ambiente como por los derechos en la vía pública», agrega Escobar y remarca: «ahora también en apoyo a las luchas sociales que se están dando en Chile».

Han recorrido cientos de kilómetros y diversos lugares en acciones que buscan manifestar el rechazo y descontento por las políticas sociales y económicas establecidas hace más de 30 años en Chile. Para el periodista Eduardo Luengo, quien participa activamente de las cicletadas, la «bici» es muy simbólica para el estallido.

«No tan solo es nuestro medio de transporte, sino que también es nuestra forma de protesta», dice a Sputnik.

¿Qué son cicletadas?

Antes del emblemático 18 de octubre de 2019, los ciclistas tomaban las calles de Santiago el primer martes de cada mes; exigían y siguen exigiendo mejores condiciones viales para esta forma de transporte. El uso de la bicicleta se ha incrementado de manera constante en la capital chilena tras la implementación del servicio metropolitano Transantiago y las alzas permanentes en precio del boleto de los colectivos.

«Esto lleva años en la calle. Muchos años dándose este tipo de manifestaciones. Y no solo en Santiago, sino que en otras regiones existen estos movimientos de ciclistas, los que también han dado la pelea para que se construyan más ciclovías, y para ser escuchados por los gobiernos locales», recuerda Escobar.

Más bicicletas en las calles de Chile

Después de inicio de la revuelta social el número de usuarios de bicicletas se incrementó radicalmente debido a la disminución o falta de opciones de trasporte en la ciudad. De acuerdo a plataformas de comercio online, como el popular Mercado Libre, entre otros, la búsqueda y venta de bicicletas creció en un 90 % en las primeras semanas pos-estallido.

A estas variaciones en las cifras de usuarios de «bicis» tras las manifestaciones, se sumó el agregar los días domingo como jornadas de protesta en dos ruedas.

«Nos movilizamos el domingo porque consideramos que acá en el país se ve siempre como un día más familiar, de la familia y nosotros todo lo contrario; queremos hacer que el domingo también sea de movilización. Y qué mejor forma de hacerlo que en nuestras bicicletas, llevando carnaval, música, alegría, gritos y protesta a todos lados».

Las primeras convocatorias dieron cuenta de este aumento de ciclistas, ya que en las Cicletadas de la Dignidad llegaron a reunirse hasta 10.000 personas con trayectos de más de 30 kilómetros que partían y arribaban a distintos puntos de Santiago.

La venta de bicicletas en Chile aumentó un 90 % desde el 18 de octubre
© FOTO : GENTILEZA RODRIGO CASANOVA Y/ La venta de bicicletas en Chile aumentó un 90 % desde el 18 de octubre

Fue el domingo 3 de noviembre de manera espontánea y masiva que una larga caravana de ciclistas, que se autoconvocó al mediodía en la llamada Plaza de la Dignidad, se dirigió luego a la residencia del presidente Sebastián Piñera. Los ciclistas se desplazaron por avenida Providencia, Apoquindo, Las Condes hacia el sector oriente de Santiago.

LEA TAMBIÉN:

​La cicletada alcanzó a llegar a las inmediaciones de la casa del Piñera, porque un contingente de la policía de Carabineros instaló un perímetro de seguridad alrededor del domicilio del primer mandatario. No obstante, la presencia de los uniformados, las personas y ciclistas que llegaron al lugar se manifestaron con sus bicicletas, cascos y consignas contra el presidente y por las demandas sociales. Fueron los primeros en protestar en ese lugar ganándose con ello un reconocimiento en los movimientos sociales y en la gente que se revela en Chile.

«Los ciclistas día a día se han ganado un espacio en la comunidad, y en la revuelta porque es un movimiento más cercano y más amigable para la gente, por ser una manera distinta de manifestarse, mas pintoresca. Además, muchos ciclistas han adornado sus bicicletas alusivas al tema del estallido social, volviéndose primordiales en esta lucha», apunta Carlos Escobar.

¿Cómo protestar en bicicleta?

Los llamados a las cicletadas han sido por medio de las redes sociales, y congregan a multiplicidad de gente y agrupaciones de «bicicleteros», dando cuento con ello de lo variopinto del movimiento, y de lo transversal de las demandas sociales.

«Las convocatorias son todas a través de las redes de los movimientos ciclistas, hay cerca de cuatro organizaciones que están constantemente convocando a estas manifestaciones, a recorridos los días domingos que son de 4 horas pedaleando, y donde van muchas familias, con niños pequeños», añade Escobar.

«Se hace por Facebook, Instagram y principalmente por la página de Revolución ciclista plurinacional quienes coordina casi todo. Donde es muy heterogéneo, porque vienen de sectores acomodados y sectores más populares», sostiene el joven periodista Luengo.

​Dichas convocatorias a manifestarse también han sido muy diversas en horarios, puntos de encuentro y trayectos en las 14 semanas que han pasado desde el 18 de octubre.

«Uno llega al punto y no se sabe el destino, estando ahí se sigue a los organizadores. Han sido varios los lugares que se han visitado, algunos simbólicos como cuando murió Mauricio Fredes que se fue al Servicio Médico Legal y luego a su casa», detalla Escobar.

Protestas contra Sebastián Piñera en Chile
© AP PHOTO / ESTEBAN FELIX / La aprobación al presidente de Chile cae al 6%, el nivel más bajo desde 1990

Este último domingo, 12 de enero, cientos de estos ciclistas llegaron hasta el comienzo de la ruta 68, que lleva al puerto de Valparaíso. Pedalearon desde el centro de Santiago hasta el sector de Pudahuel en la zona sur, donde esta última semana se han vivido tensas jornadas de protesta, con vecinos que acusan represión brutal por parte de la policía, mientras Carabineros denuncia ataques a sus cuarteles.

Para Luengo la diversidad de los destinos, además de su justificación simbólica y política, se explica por la posibilidad y facilidad que tiene la bicicleta de llegar a muchos más lugares. «Yo he ido a todas las cicletadas, porque soy ciclista, porque este es mi medio de transporte, pero también porque para nosotros resulta más accesible ir a diferentes barrios o territorios. Hemos ido al barrio alto, a la casa del mismo presidente, a la casa de ministros, a otros sectores como La Dehesa, Pudahuel, a la zona sur donde hemos sido recibidos con mucho cariño».

«Cada uno de nosotros se moviliza de esta forma para decir que esto no se ha acabado, aunque el gobierno intente poner una normalidad inexistente, nosotros salimos a la calle para decirle a la gente todo lo contrario, que acá no se ha solucionado nada, que esto sigue», concluye.

Agregar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *