Carnet de vacunación no tiene datos sensibles dice la Sala Constitucional

El patrono puede pedir el carnet de vacunación cuando lo considere para verificar la vacuna contra Covid-19.

Una resolución de la Sala Constitucional deja claro que las empresas y patronos en general pueden pedir el carnet de vacunación cuando lo deseen para confirmar si sus trabajadores han cumplido con la obligación de hacerlo.

Un recurrente funcionario del MOPT alegó que “el procedimiento establecido resulta violatorio de su libertad y de sus derechos a la intimidad, a la privacidad, al acceso a información y al trabajo, toda vez que la información solicitada es genética y biomédica, lo que califica como ‘dato sensible’, siendo que el artículo 9, de la Ley de Protección de la persona frente al tratamiento de sus datos señala que ‘ninguna persona está obligada a suministrar datos sensibles‘”, según lo explica la Sala en su resolución.

La Sala reafirmó la validez de la obligatoriedad de la vacuna contra Covid-19 y la legalidad de que los empleadores puedan pedir el carnet de vacunación, por eso el recurrido (MOPT) “actuó de conformidad al principio de legalidad o de la juridicidad  que consagra el artículo 11, de la Constitución Política, que significa que los actos y comportamientos de la Administración deben de estar regulados por norma escrita, lo que implica desde luego, el sometimiento a la Constitución  a la ley,  y en general a todas las normas del ordenamiento jurídico”.

La resolución deja muy claro que “la autoridad recurrida en condición de patrono se encuentra legitimada a solicitar un comprobante del esquema de vacunación contra la Covid-19 efectuado al recurrente y demás empleados de la Institución.  De modo, que en cuanto este extremo la autoridad recurrida no ha lesionado derecho fundamental alguno al recurrente, y lo procedente es declarar sin lugar este extremo del recurso”.

En función de lo anterior se declaró sin lugar el recurso y eso valida que los datos de este documento no son sensibles y pueden ser solicitados por el patrono cuando lo estime conveniente.

Este recurso rechazado se une a otro que presentó un funcionario del Instituto Costarricense de Electricidad contra la obligación de vacunarse o recibir medidas disciplinarias. La Sala reconfirmó que la vacuna es obligatoria, que no es experimental y que los trabajadores deben comprobar que lo hacen.

Sobre el autor del contenido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.