Bikinis por mascarillas: el ejemplo de una empresa que se reinventó y ahora exporta

La empresa ha logrado consolidar unos 320 empleos gracias a encadenamientos con otras pequeñas empresas.

Vista del Presidente Carlos Alvarado y la Ministra de Economía Victoria Hernández MEIC, a la fábrica "Factor Textil" la cual reconvirtió sus procesos a causa de la pandemia por covid19, Guadalupe, San José. 8 Junio 2020. Foto: Roberto Carlos Sánchez @rosanchezphoto

Se trataba de una pequeña empresa que producía bikinis y vestidos de baño, pero con la venida del coronavirus tuvo que reinentarse y ahora produce más de 250.000 mascarillas semanales a EE.UU. y Reino Unido.

La empresa ha logrado consolidar unos 320 empleos gracias a encadenamientos con otras pequeñas empresas, informó Presidencia.

Vista del Presidente Carlos Alvarado a la fábrica “Factor Textil”. Foto: Roberto Carlos Sánchez @rosanchezphoto Presidencia de la República.

El viernes pasado el presidente de la República visitó la empresa para ponerla como un ejemplo de las nuevas oportunidades que vienen en la época post-pandemia.

“Este ejemplo de alianzas estratégicas que hoy permite a estos jóvenes exportar, es inspirador y le demuestra al mundo que se puede salir adelante frente a la pandemia”, manifestó Alvarado.

La empresa Mar de Urano encadena -entre otras pequeñas empresas- un pequeño taller en Guadalupe, Factor Textil de Centroamérica, propiedad de Henry Agüero y familia, donde estuvo el presidente Alvarado conociendo el proceso, en conjunto con la ministra de Economía y Comercio, Victoria Hernández, y los fundadores de la empresa, Karen Elizondo y Ramiro Esquivel.

El taller también hizo un cambio en su línea de producción: de uniformes educativos e industriales a mascarillas faciales de protección.

Cuando decidieron cambiar su línea de producción de bikinis y ropa de playa, Mar de Urano realizó “una alianza con la empresa de capital estadounidense Remask America, para abastecer el mercado internacional”, comentó Elizondo. Este paso fundamental los transformó en exportadores.

Cuando la demanda aumentó, Mar de Urano buscó nuevos talleres y se encontró con Factor Textil de Centroamérica. “Nos contactamos con ellos y tuvimos que reinventarnos para no dejar a nuestros colaboradores sin trabajo y ser una empresa resiliente. En dos meses ya hemos producido miles de mascarillas”, expresó.

Fábrica “Factor Textil”. Foto: Presidencia de la República. Roberto Carlos Sánchez @rosanchezphoto

Confesaron que se conocieron por redes sociales primero y luego establecieron los contratos, que le permiten al taller de Guadalupe a mantener en nómina cerca de 50 empleados.

El ejemplo de Mar de Urano, “una empresa tractora”, en palabras de la ministra Hernández, es usado por el Gobierno para enviar un mensaje de resiliencia y renovación ante las nuevas oportunidades de negocios que vienen.

Dyalá Jiménez, ministra de Comercio Exterior explicó que Procomer asesoró a la empresa que antes era de mercado local para que exportara adecuadamente.

“Continuaremos haciéndolo con esta y todas las empresas que quieran exportar. Esperamos que así como esta pyme se convirtió en exportadora en un contexto complejo, otras se sumen a los procesos de innovación y continúen su ruta hacia la internacionalización de sus bienes y servicios”, comentó la jerarca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *