Banco Central publica tope a tasas de interés y genera reacciones de empresas financieras

El Banco Central también debe publicar el reglamento para la otra ley que impulsó Ramos y también fue aprobada en el Congreso para bajar las comisiones en el uso de los datáfonos de tarjetas.

El Banco Central fijó por primera vez en la historias las tasas máximas para créditos en Costa Rica, que serán de 37,69% y en el caso de microcréditos quedarán en 53.18% como tope.

La ley establece una serie de nuevas condiciones para los créditos que obligan a los emisores a no poder cobrar tasas de usura más allá de esos topes, como sucedía principalmente con las tarjetas de crédito.

“Tampoco le podrán cobrar gastos, comisiones, anualidades y otros cobros si estos llevan la tasa por encima de la tasa de usura definida hoy por el BCCR. Además, el MEIC deberá ser vigilante de que los contratos que firman los clientes no contengan cláusulas abusivas”, explicó el congresista Welmer Ramos.

Reacciones

Desde ayer Credomatic, el mayor emisor de tarjetas de crédito en el país, canceló 87,526 tarjetas de crédito a 79,789 clientes, cerrará 11 sucursales y anunció el despido de 373 trabajadores, como represalia ante las nuevas condiciones de tope máximo. Ese anuncio generó indignación en miles de costarricenses en las redes sociales, quienes dicen visualizar a la entidad financiera de manera negativa.

Junto a Credomatic, otras empresas financieras anunciaron medidas restrictivas para los créditos. Promérica anunció que podría recortar en 30 mil tarjetas de crédito su emisión actual, mientras Beto te presta suspendió nuevos créditos e Instacredit dejó ver cambios en su estructura crediticia.

La decisión de Credomatic incluso produjo la reacción del ex presidente José María Figueres Olsen: “Ni vergüenza les da decir que toman estas medidas por la aprobación de la ley contra la usura. En otras palabras debemos interpretar que sólo con intereses de garrotera eran rentables estos clientes”, aseveró.

“Y si estos 79,789 clientes eran tan riesgosos y malos que ahora hay que quitarlos, porqué les dieron 187,526 tarjetas, o sea más de dos tarjetas por cliente?».«No será más bien que la ley de usura es la excusa, y la verdadera razón es la crisis misma que obliga al BAC a recoger velas?”, agregó.

Dijo también que la crisis por pandemia necesita solidaridad, no egoísmo. “Sólo saldremos adelante de esta hora tan oscura ayudándonos entre todos. Hoy el BAC con su accionar, se apuntó al lado equivocado de la historia», escribió Figueres en su Facebook.

El diputado Welmer Ramos, propulsor de esta ley -en conjunto con el diputado David Gourzong-, se expresó contento con la frase “la usura dejó de ser negocio”, ante la publicación de estas tasas de interés.

Según Ramos, más de un millón de tarjeta habientes verán reducidas las condiciones onerosas que hoy pagan, incluso con intereses que terminando siendo del orden del 60, 80 y hasta 120%.

“Esperaría que ahora muchas personas puedan buscar la mejor opción para readecuar sus deudas para reajustar su economía y les dé una mayor estabilidad en estos tiempos de crisis”, agregó en Twitter.

El Banco Central también debe publicar el reglamento para la otra ley que impulsó Ramos y también fue aprobada en el Congreso para bajar las comisiones en el uso de los datáfonos de tarjetas.

Culturacr.net consultó al Banco Central para cuándo estará el reglamento y la respuesta fue que esperaban tenerlo en dos meses, pero que según la ley tienen hasta 6 meses para publicarlo. Después de 2 meses consultamos de nuevo y hasta este momento -dos semanas después de la consulta- aún no tenemos respuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *