Atención de pandemia durante 2020 costó $55 por contribuyente

La mayor cantidad de gastos se dieron en pago de salarios y en atención curativa.

Mediante cuotas del Seguro Social que financian la Caja, así como impuestos que se destinan a la Comisión Nacional de Emergencias y el Ministerio de Salud, financiaron los $179 millones que destinó el estado costarricense a la atención de la pandemia durante el año 2020.

La Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) fue la institución que más invirtió con ¢112,8 mil millones (aproximadamente USD $184 millones); seguido de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) con ¢33,1 mil millones (aproximadamente USD $54 millones) y del Ministerio de Salud con un aporte de ¢24,0 mil millones (aproximadamente USD $39 millones).

Los hospitales de la CCSS se encargaron de la hospitalización y cuidados intensivos de los pacientes, la CNE de la compra de vacunas contra el coronavirus y la operación de alertas por la emergencia, mientras el Ministerio de Salud operó la logística de la pandemia.

El estudio realizado por el Ministerio de Salud con la asistencia técnica de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) mediante la Metodología SHA 2011, reveló que el gasto de $179 millones equivale a 0,5 puntos porcentuales (pp) del Producto Interno Bruto (PIB). El dato concreto indica u¢170,6 mil millones (USD$279 millones), y la estimación per cápita fue de ¢33.500 (USD $54,8), durante el 2020.

Costa Rica es el primer país en realizar este estudio.

Los datos

Según los resultados obtenidos, la atención curativa representó el 63,5% del total del gasto corriente; y la atención preventiva representó el 32,4% del total del gasto corriente destinado a la atención de la pandemia.

“El 46,1% del total del gasto corriente fue realizado en hospitales de la CCSS”, manifestó el doctor Allan Rimola, jefe de Economía de la Salud del Ministerio de Salud.

Además, el mayor gasto fue por salarios: representó el 62,9% del total del gasto corriente. Los materiales y servicios utilizados representaron el 37% del total del gasto corriente.

En cuanto a gastos de capital el monto dio ¢16.985 millones (aproximadamente USD $27,8 millones) y el 80% de ese dinero fue destinado para la adquisición de equipo médico urgente, como los nuevos equipos de cuidados intensivos para el CEACO y salas que se abrieron en hospitales México, Calderón Guardia y otros centros hospitalarios. El saldo de 19% fue para la instalación del equipo.

“Este es el caso del Centro Nacional de Rehabilitación (Cenare) que se reconvirtió en el Centro de Atención COVID-19 (Ceaco), con 88 camas de cuidados leves y moderados; y la reasignación de 48 camas en el Hospital del Trauma. Aquí también se incluyen las carpas que se colocaron en la zona fronteriza para atender pacientes con COVID-19”, agregó el doctor Rimola.

Se espera que estos datos aumenten por mucho para el año 2021.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo último: