Artistas denuncian “salarios de hambre para gente con hambre” en el Teatro Nacional

Los artistas expresan que quisieron aprovecharse de ellos y su necesidad de trabajo en una época donde el sector cultura sufre groseramente las consecuencias de la pandemia.

Un grupo de artistas de teatro denuncia que una empresa llamada “Servicios Profesionales Agropecuarios B y S S.A.” (SPA) les cambió su salario de manera arbitraria en una extensión de contrato con el Teatro Nacional para hacer las visitas guiadas que ese grupo dramatizan.

Esta empresa ganó el cartel desde hace un año para administrar el servicio en el Teatro Nacional, pero por los recortes presupuestarios la entidad aún no define si continuará con la misma empresa, por lo que extendió por 2 meses más, en las mismas condiciones de pago, el contrato original. Sin embargo, aunque la empresa estaría recibiendo el mismo ingreso original del contrato, decidió rebajar a los actores y actrices el salario convenido.

Según manifiesta a Culturacr.net la actriz Claudia Catania, una de las 4 afectadas, el rebajo fue por cerca de ¢150.000 mensuales en su caso, ¢100.000 de rebajo salarial y ¢50.000 de una bonificación porque ella creó el montaje de las visitas guiadas para el turismo. “La excusa de la empresa fue que por pandemia habían perdido otros contratos y no podían pagar lo mismo”, expuso Catania.

El contrato de SPA S.A. con el Teatro Nacional es por ¢36.396.346,99 anuales, ¢2.684.096,39 mensuales, y podía ser extendido por dos meses, como en efecto se hizo.

Según Catania, tanto ella como Andrés Chacón y Lenín Quesada, son profesionales de artes dramáticas con estudios para que se garantice un salario a ese nivel, sin embargo, la empresa les está ofreciendo un monto cercano al salario mínimo, según lo establece el cartel, pero solicitando que sean bilingües y artistas con experiencia y conocimiento en el medio.

MÁS PARA USTED:

Welmer Ramos lanza campaña: “Llevemos Costa Rica al mundo”

Renuncia Luis Antonio Sobrado al TSE porque su cuñada es candidata por Patria Justa

Aprueban venta de bienes ociosos del Estado: no rentables o no útiles

Comisión del Senado solicita eliminar acceso de Bolsonaro a sus redes por publicar mentiras sobre Covid-19

Adriana Salazar, otras de las actrices afectadas expresó que el trato de la empresa fue “deplorable”, en sus propias palabras. “Les cuento que hasta tenía que rogar para que me lavaran el vestuario que se usa 7 veces al día compartido con una compañera. Eso y otras cosas como el constante rebajo en los salarios sin ninguna justificación. No es casualidad que los 4 actores nos fuéramos al mismo tiempo. Ya no estábamos dispuestos a seguir trabajando en condiciones indignas”, expresó. Salazar no fue llamada por la empresa para la extensión de los dos meses adicionales.

En el cartel de contratación por outsourcing con SPA (contratación de personal especializado) el Teatro Nacional no veló por proteger a los artistas profesionales ante este tipo de cambios arbitrarios en sus ingresos, con excusas como la planteada por la empresa, y mediante la expresión “lo toma o lo deja”.

Sin embargo, los artistas expresan que quisieron aprovecharse de ellos y su necesidad de trabajo en una época donde el sector cultura sufre groseramente las consecuencias de la pandemia, que prohíbe reuniones para espectáculos colectivos, además del recorte al presupuesto de Cultura que se realizó para este año.

“En momentos de crisis e intentos de recuperación de un sector altamente afectado, es necesario mantenernos alertas, unidos e informados, escucharnos y apoyarnos unos a los otros, para evitar ser víctimas de abusos“, expresó la actriz Verónica Vado ante lo sucedido.

Llama la atención que este contrato puede extenderse a otro período de hasta 3 años, si el Teatro Nacional acepta -ya sea como extensión o mediante un nuevo cartel- las condiciones que esa empresa está ofreciendo a los profesionales de la escena. El contrato fue abreviado, una modalidad que básicamente pone las condiciones a una sola empresa para ser contratada en un compadre hablado. Las actrices denunciaron, de hecho, que Noely Arias, una ex funcionaria de Planificación del Teatro Nacional luego trabajó con la empresa SPA S.A., aunque se desconoce si aún permanece ahí.

“El problema es que hay compañeros que tomarán el trabajo, porque las deudas se acumulan y no se puede cumplir con las obligaciones, ofrecen salarios de hambre para gente con hambre”, agregó Vado.

“Como coordinadora del colectivo Artes Escénicas Costa Rica, recibí varios mensajes y llamadas de colegas pidiendo ayuda, por un proceso de contratación que veían que no estaba bien, donde el trato, ni el pago ofrecido eran dignos, pero por la misma necesidad de sobrevivir, debían aceptar en algunos casos, por lo que comenzamos a investigar los hechos que nos comentaron y se han ido abriendo cajas de Pandora”, explicó la actriz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *