Absolutamente falso que hubiera fraude electoral con emisión del sufragio en 1998 ◘ #Quenolemientan

Seguidores de Rodrigo Chaves reproducen una noticia vieja para justificar que pudiera haber fraude este 2022.

Mediante un recorte de una noticia del extinto periódico “La Prensa Libre”, en redes sociales algunos seguidores del candidato Rodrigo Chaves buscan dar a entender que en las elecciones de 1998 hubo fraude electoral, en el enfrentamiento entre el entonces liberacionista José Miguel Corrales y el socialcristiano Miguel Ángel Rodríguez, que ganó el segundo para ser presidente posteriormente. Y, según la lógica de los seguidores chavistas, como en 1998 pasó, también podría pasar este 2022. Pero eso no es así.

En el recorte de “La Prensa Libre” se titula que “Ex presidente del TSE revela fraude en elecciones de 1998”. Lo que parece ser contundente, en realidad no es más que una expresión incorrecta en el título que se presta para malas interpretaciones.

Un fraude electoral significa que el conteo de votos fuera adrede equivocado para beneficiar a uno de los contendientes, pero eso no está ni cerca de ser lo que pasó en 1998. El mismo es jerarca del TSE, Rafael Villegas, defendió que Costa Rica tiene un sistema electoral transparente y robusto, como para hablar de un fraude electoral.

Aunque no se encuentra una copia legible del artículo en cuestión, se sabe abiertamente que la denuncia por supuesto “fraude electoral” que se dio en 1998 fue más bien un posible “fraude mediático”. Es decir, en nada implica al TSE ni al proceso de la votación que realiza esa entidad. Además, cuando Villegas alude a que “dejó pasar el asunto” se refiere claramente a lo que explicamos a continuación.

Como bien lo explicó Emilio Bruce, años después en 2013, en este artículo, “el fraude se dio al emitir el Canal 7 un reportaje a boca de urna en el que se señalaba que el señor Rodríguez Echeverría iba ganando”, de manera que eso condicionó a miles de electores que finalmente decidieron no ir a las urnas porque, según ellos, eso no iba a cambiar el resultado. Luego, el resultado fue muy estrecho y muchos especularon que ese anuncio de la encuesta de boca de urna perjudicó a José Miguel Corrales, quien pudo ganar con los votos que no salieron de casa.

Pero eso no implicó, desde ninguna circunstancia, que se descubriera fraude en la emisión y conteo de los votos, que luego manualmente fueron confirmados por representantes de los dos partidos (PUSC y PLN). También hubo dudas sobre algunas mesas donde hubo intentos por hacer fraude, pero el asunto no pasó a más.

El mismo magistrado presidente, Rafael Villegas -citado en la noticia de la Prensa Libre- dejó claro que “una jugada de unos fraudulentos no puede invalidar el acto total si no hay una interferencia masiva“. Se trató de dos o tres casos que no hubieran cambiado, de ninguna forma, el resultado final.

Después José Miguel Corrales reprodujo acusaciones y especulaciones sin fundamento que nunca pudo comprobar sobre implicaciones de los jerarcas del TSE con el mismo Óscar Arias, quien al parecer no quería que Corrales ganara esas elecciones.

Incluso se especuló que la Sala Constitucional se habría implicado en las elecciones de 1998, al prohibir un debate entre los candidatos, metiéndose en una jurisdicción que no le corresponde, sino al TSE.

La misma Asociación Nacional de Empleados Públicos reconoció posteriormente que se trató de “un ‘Fraude electoral externo’ porque el proceso en las juntas electorales y en el propio TSE fue transparente“. Según el magistrado Villegas, en aquel momento, desde la Sala Constitucional (por supuesta influencia de Óscar Arias) hasta Teletica y la empresa encuestadora, habrían violado la ley electoral y provocado ese tipo de fraude, una situación que no estaba tipificada como delito ni pudo juzgarse en su momento.

Irresponsabilidad de los políticos populistas

El TSE dio a conocer ayer que la entidad tiene un sistema de controles cruzados (incluyendo un conteo manual) que impiden un fraude electoral que cambie el resultado de una elección, sin embargo, no es la primera vez que un político sale con una ocurrencia que sugiera “fraude electoral”, esta vez fue la diputada electa por San José y compañera de Rodrigo Chaves, la reconocida periodista Pilar Cisneros; ex codirectora precisamente de Telenoticias en los tiempos en que ese noticiario publicó la encuesta de boca de urna que habría afectado al excandidato José Miguel Corrales.

El TSE prohibió después publicar este tipo de encuestas, precisamente para evitar lo que había sucedido en esa oportunidad.

Pilar Cisneros luego reconoció que se equivocó al mencionar al TSE, cuando se refirió al posible “chorreo de votos” del PLN en las elecciones. Sus seguidores, además, han reproducido declaraciones de José María Figueres donde reconoció chorreo de votos en la convención interna del PLN; por supuesto nunca es comparable de ninguna manera para cuestionar el proceso electoral en el TSE.

Hace 4 años, en el balotaje, también fueron grupos fabricistas quienes alentaron expresiones irresponsables de fraude electoral, cuando perdieron las elecciones, incluso aún cuando el conteo manual reconfirmó la gran diferencia entre ambos candidatos: 61% vs 39%.

Las expresiones que dudan de la institucionalidad y el sistema democrático costarricense se hacen cada vez más frecuentes entre políticos populistas e irresponsables, como si no pudieran medir el daño que pueden hacer al impulsar grupos de seguidores a defender posiciones arbitrarias por fanatismo político.

1 thought on “Absolutamente falso que hubiera fraude electoral con emisión del sufragio en 1998 ◘ #Quenolemientan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Lo último: