A ritmo de mariachi: vistazos al México de hoy (4)

Cuarta entrega de esta serie de artículos de opinión sobre las relaciones entre México y Costa Rica, tanto en el pasado como en la actualidad.

Habib Succar G.

Por Habib Succar G. OPINIÓN. En nuestro artículo anterior, se nos quedó en el tintero un detalle que no es menor, respecto de nuestro Rogelio Fernández Güell, aunque lo citamos de paso, en relación con el libro que publicó la escritora, historiadora y periodista Dra. Beatriz Gutiérrez Müller: “Dos revolucionarios a la sombra de Madero. La historia de Solón Argüello Escobar y Rogelio Fernández Güell.” Y el detalle es que, en octubre de 2019, la Dra. Gutiérrez vino a Costa Rica por invitación de la Academia Morista y fue honrada con “La Orden del Mérito Morista”, en presencia de intelectuales y personalidades costarricenses y posteriormente, presentó su libro en el auditorio de la Facultad de Educación de la Universidad de Costa Rica. Un tuit de aquel entonces, publicado por el presidente electo de México, Lic. Andrés Manuel López Obrador, dio cuenta de esta actividad aquí.

Dicho esto, nos toca hoy mencionar brevemente a una lista de otras personalidades, sobre todo artistas e intelectuales que encontraron en la inmensidad de la vida cultural y artística de México, el marco propicio para su crecimiento. Ya hicimos mención en un artículo anterior sobre los notables políticos costarricenses que recibieron asilo en México.

Según nos relata Alfonso Chase, invitado por Rogelio Fernández, emigró a México “el más grande poeta modernista de Costa Rica, don Rafael Cardona” y obtuvo allá un alto puesto en el gobierno federal y se estableció de por vida. Pero antes que don Rafael, Rogelio había invitado también a visitar México a un cartago, a la sazón un jovencito, Andrés Robles Reyes, quien igualmente se estableció de buena forma y laboró con el gobierno mexicano toda su vida; don Andrés, décadas después, acogería a Alfonso Chase y lo recomendaría para laborar en la Secretaría de Educación Pública en 1968, año de la masacre de Tlatelolco, de la que Chase es sobreviviente. Chase vivió y se enriqueció culturalmente durante un par de años en México 1967-68.

De nuestros artistas más sobresalientes, hay que mencionar a la talentosa novelista Yolanda Oreamuno Unger, quien prácticamente tuvo que huir del país y terminó en México buscando dejar “la aldea” josefina que la asfixiaba, llegando al final de sus días en casa de su entrañable amiga Eunice Odio, también bellísima, una poetisa que está catalogada como una de las más grandes de Latinoamérica, quien falleció en México igual que Yolanda.

Eunice Odio

Nuestro gigantesco pintor y escultor, Francisco “Paco” Zúñiga, es otro de los ilustres costarricenses que desde joven se fue a vivir y crear en México. La controversial y única, Chavela Vargas, “la mexicana más tica que ha vivido en México” (parafraseando el caso de Rocío Durcal), sino hubiera huido a México jamás sería la leyenda que hoy constituye en la música ranchera y la música mexicana.

Un enorme intelectual, escritor e investigador costarricense, Luis Ferrero Acosta, tuvo sus primeros mentores en Costa Rica bajo la amistad de don Ricardo Fernández y la guía paternal de don Joaquín García Monge, su editor. Fue a vivir y estudiar en México durante varias décadas, donde fue discípulo de don Alfonso Reyes y alumno aventajado del Colegio de México, aunque sin graduarse. Ferrero revolucionó la antropología y arqueología costarricense y fue fundamental en la creación del Departamento de Bibliotecas Escolares del MEP-CR y precursor de la Editorial Costa Rica y un experto editor de libros que modernizó la industria local.

Luis Ferrero Acosta

Nombres que nos llenan de orgullo: Ninfa Santos, la poetisa que radicó en México e incluso fue diplomática mexicana; Victoria Urbano la narradora y académica, Rima de Vallbona, novelista, ensayista y académica finalmente radicada en EUA y una académica de enorme trayectoria, la Dra. Sol Arguedas de la Rubín de la Borbolla, médica y antropóloga de la UNAM con una brillante trayectoria en el rescate y promoción de la cultura popular mexicana, reconocida internacionalmente. A gran altura académica e intelectual también encontramos a Vera Yamuni, filósofa y por último, un gran intelectual y político, Vicente Sáenz.

Carmen Santos (pintora) y Judith Ferreto, fueron del círculo íntimo de Diego Rivera y Frida, siendo Carmen su amiga y asistente personal en sus largas dolencias de salud, siendo discípula además de Diego.

La lista es enorme y excede el alcance de estos articulitos informativos. Porque debo mencionar que existe además una generosa lista de becarios y estudiantes graduados en la UNAM, en el Colegio de México y en la UdeG que dan una idea de los profundos lazos que existían entre México y Costa Rica, a nivel académico y profesional, incluyendo ahí un generoso grupo de 120 médicos ticos que fueron graduados y/o especializados en universidades mexicanas, como parte del convenio para la creación del Hospital México en Costa Rica (1969). Valga mencionar que la construcción del Hospital México se realizó con estrecha cooperación del Instituto Mexicano de Seguridad Social (IMSS), quien donó los planos del hospital (y algo de financiación) y envió al Arq. Alberto Linner a supervisar toda la obra, de forma permanente, aparte de consultores que visitaban el país cada seis meses para evaluar el proceso. Es curioso que el Arq. Linner luego se quedó a vivir en Costa Rica.

No puedo finalizar sin citar solamente de paso, nombres como el arquitecto y escritor Louis Ducoudray, el Dr. Manuel Rojas Bolaños, Carmen Naranjo, Marcelo Prieto, el Dr. Manuel Araya Incera, Maribel Guardia, el Dr. Abel Pacheco De La Espriella, Crox Alvarado (actor estrella en la época de oro del cine mexicano y caricaturista de gran fama), la Dra. Margarita Dobles (hermana de Fabián), el inolvidable pianista Pibe Hine, quien ganó gran prestigio internacional en México, así como el inolvidable Ray Tico, en cuyo honor se instituyó un premio o medalla cultural que se entrega por parte de la Asociación de Costarricenses Residentes en México.

La lista es muy grande, como la gratitud de Costa Rica hacia México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *