A las puertas de una agenda neoliberal en el gobierno de Rodrigo Chaves en Costa Rica

El tejido de las negociaciones de puestos para el control del Poder Legislativo y de carteras importantes en el Ejecutivo.

  • Para quienes rechazan o niegan el neoliberalismo, antes de empezar, les dejo una interpretación al final del artículo.

OPINIÓN. El asunto ya no da para especulaciones, el movimiento de las piezas que parece realizar el presidente electo Rodrigo Chaves no deja dudas.

Se viene una agenda neoliberal* directa, decidida y sin muchos reparos. Veamos.

Primero designó a Natalia Díaz, clarísima liberal, en el Ministerio de la Presidencia (hoy lo confirmó) y ahora parece que está trazando una alianza con el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) a cambio de puestos medulares en la economía.

Hoy trascendió en varios corrillos políticos que Juan Carlos Hidalgo, un neoliberal (liberal económico dogmático) que buscó casa en el partido que no es ni social (aunque tal vez conservador) ni cristiano, podría ser el próximo Ministro de Economía Industria y Comercio (MEIC).

Además estaría casi confirmado (el mismo diputado lo dijo en un chat) que Pablo Heriberto Abarca sería el próximo Ministro de Turismo y hasta se habla de la ex candidata Lineth Saborío en Seguridad Pública. El engranaje de intercambio de votos legislativos por puestos en el Ejecutivo quedaría transparente y sin duda alguna si estos nombramientos se confirman. Todos sabemos que el PUSC es, en estos momentos, una camarilla de políticos neoliberales muy bien establecida que tienen controlada la estructura del partido (aunque sus votantes no se den cuenta).

Pero no solamente se habla del PUSC, se sabe que el Partido Liberal Progresista (PLP) es ciertamente un partido liberal en lo económico (y no progresista en lo social); es decir, será una aliado natural del partido oficialista en las reformas liberales que quieran hacer, entre ellas la eliminación de monopolios públicos y una eventual privatización de instituciones estatales.

Como cereza en el pastel, incluso se habla del economista Daniel Succhar, muy didáctico y conocido en la economía liberal, como el jerarca de RECOPE. Si de largo parecía, de cerca no hay duda.

Y eso que todavía no sabemos si utilizará al ex candidato Federico Malavassi, uno de los más conocidos neoliberales del país (ANFE), de la cantera del Movimiento Libertario (de Otto Guevara), igual que Natalia Díaz.

El PLP parece no estar negociando puestos en el Ejecutivo, porque quizás no tenía tantos interesados en puestos, pero así como puede apoyar la agenda del Poder Ejecutivo, también puede perfectamente oponerse en algunos casos, no tanto porque la considere equivocada, sino porque no la considere suficientemente liberal. El PLP puede estar pensando en hacer una oposición relativa, calculando el proceso electoral dentro de 4 años.

Semanas atrás se hablaba de que posiblemente Laura Arguedas (la vicepresidenta de Figueres) podría ser candidata a Defensora de los Habitantes y eso tendría que ver con la negociaciones entre Chaves y Figueres. Sin embargo, no hay puestos de Gobierno anunciados que provengan del Partido Liberación Nacional. Eso nos dice que el PLN será, de nuevo, oposición. Pero una oposición relativa también, al estilo del PLN: congeniando con los intereses de los grupos de poder que defiende y lo financian, con un pensamiento liberal de derecha y siempre a conveniencia político-electoral (clientelismo y otras especies que le conocemos).

Finalmente, nos queda bastante claro que, además del PLN, el único partido que hará oposición clara e ideológica en el congreso entrante, serán el Frente Amplio y sus 6 jóvenes diputados, los gladiadores de la izquierda en una Asamblea Legislativa mayoritariamente de derecha y liberal. Las cartas están lanzadas, ya veremos luego las divisiones y pujas de poder, pero eso, damas y caballeros, es otra historia.

En este momento, si usted pone a trabajar esas personas en el Ejecutivo y en el Legislativo lo que vamos a encontrar en los primeros meses son intentos (y posibles logros) en esa agenda para desmembrar al estado. ¿Venderán bancos, RECOPE, el INS, el ICE y otras joyas de la abuela? Estamos por verlo.

* Entendemos neoliberalismo como una nueva visión del liberalismo económico clásico que busca la privatización de las empresas públicas, la apertura comercial sin proteccionismo estatal de ningún tipo, donde la ley del mercado (y del más fuerte) impera siempre, la supuesta ruptura de monopolios y una economía basada en la menor participación del estado. Sin embargo, el neoliberalismo no combate oligopolios, dúopolios y monopolios privados cuando estos se dan porque considera que el mercado los crea, cuando en realidad es la misma acción política la que genera ventajas en la gran mayoría de casos a favor de las más grandes empresas. El neoliberalismo defiende los intereses de esas grandes empresas, usualmente transnacionales y se hace de la vista gorda con formas proteccionistas que la acción política crea mediante legislación beneficiosa para esos intereses.

2 thoughts on “A las puertas de una agenda neoliberal en el gobierno de Rodrigo Chaves en Costa Rica

  1. Un país sano y prospero no puede alimentarse de subsidios y gastos sociales ,
    sino de trabajos productivos que derivan de inversiones privadas.

  2. . . La riqueza no la trae el Estado, sino las inversiones privadas. .
    Después mas de una década de derroches públicos para engordar un Estado megalómano ,
    ojala fuera verdad que venga la alternancia de un gobierno liberal que nos libere del paracitismo estatal responsable de conducirnos a la crisis ya antes de la pandemia. .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Lo último: