video relacionado

turismo cultural

La ruta de los héroes del 56, vívala usted en este tour para el 28 de setiembre:

 

LO MÁS RECIENTE

#LOMÁSLEÍDO de lA SEMANA

  • Cultura presenta presupuesto inferior al año anterior mientras otros ministerios lo aumentan
  • Costarricenses se oponen a proyecto de edificio legislativo que desprecia la cultura y la historia
  • Ministerio de Cultura aumenta fondo de becas taller y lo re direcciona a las comunidades
  • Más gente, más ventas y repensar el modelo son las conclusiones de la Feria del Libro 2014
  • twitter


    Rima de Valbona: La tejedora de palabras

    SERIE RECUENTO 2005-2008. le ofrecemos el cuento La Tejedora de palabras, de Rima de Vallbona y posteriormente un reseña literaria del Dr. Vincent Spina. Usted escoge en qué orden prefiere leerla

    Rima de Vallbona para CulturaCR, abril de 2010.

    Usted podría estar anunciado aquí por una módica contribución para preservar este sitio vigente y promover la cultura de manera independiente

    Contáctenos

    Visite nuestra Galería de Arte Virtual con obras de artistas costarricenses y manténgase en contacto con la apreciación y adquisición del arte

    La tejedora de palabras

    Rima de Vallbona

    A Joan, quien desde hace siglos se aventuró por los mares de la vida creyendo que iba en pos de su propia identidad, cuando realmente buscaba, como Telémaco, al Ulises padre héroe que todo hombre anhela en sus mocedades.

    Y hallaron en un valle, sito en un descampado, los palacios de Circe, elevados sobre piedras pulidas. Y en sus alrededores vagaban lobos monteses y leones, pues Circe habíalos domesticado administrándoles pérfidas mixturas.
    Homero

    El violento fulgor veraniego de los ocasos de Houston estalló en mil resplandores rojizos en su hermosa cabellera, la cual lo dejó deslumbrado por unos momentos; era como si hubiese entrado en una zona mágica en la que ni el tiempo, ni los sentidos, ni la realidad tuvieran cabida alguna. Ella se dirigía hacia el edificio de lenguas clásicas y modernas cuando Rodrigo tuvo la fugaz visión suya de espaldas, aureolada por el brillo de una nunca antes vista frondosa mata de pelo. Iba cantando — o eso le pareció a él — con una voz tan melodiosa, que por unos instantes se suspendieron sus sentidos y quedó petrificado.
    — ¿Qué te pasa que te has quedado ahí alelado como si hubieras visto un fantasma o un ánima de ultratumba? — le preguntó Eva, mientras la de los hermosos cabellos subía con aire de majestad los tres escalones de piedra del edificio.
    — ¿Quién es? — le preguntó Rodrigo señalándola con un gesto de la cabeza.
    — ¿Quién va a ser? ¡Si todo el mundo la conoce! Es la profesora Thompson, la de clásicas. Todo quisque en la U sabe de sus excentricidades. Ella es precisamente la profe por la que me preguntabas ayer, cuando te matriculaste en su curso.

    Al abrir la puerta para entrar en el edificio, girándose repentinamente, ella fijó en Rodrigo una mirada de cenizas con ascuas. Fue cuando el resplandor de sus cabellos se apagó. Entonces él no pudo dar crédito a sus ojos, pues superpuesta a la imagen de criatura divina, se le manifestó de pronto como un ser grotesco: la juventud que antes había irradiado brillos mágicos en la luz de sol de los cabellos, en un santiamén se trocó en un marchito pelaje color rata muerta, grasienta, sucia. Lo que más le impresionó es que pese a la distancia que lo separaba de ella, le llegó a él un intenso y repugnante olor a soledad, a total abandono, como de rincón que nunca se ha barrido ni fregado. Sintió náuseas, lástima, miedo...
    — Da pena verla — siguió comentando Eva — Viene a la U en esa facha de trapera, como las “bag-ladies” que con la situación escuchimizada de hoy y la derrota de sus vidas, llevan cuatro chuicas en una bolsa plástica, hacen cola en Catholic Charities y se pasan hurgando en los basureros. Sucia, despeinada, sin maquillaje alguno, el ruedo de la falda medio descosido, ¿no la viste?, así viene siempre a clase.
    Rodrigo agregó:
    — Camina con desgana, como si ya no pudiera dar un paso más en la vida y se quisiera perder en el laberinto de la muerte...
    — Mejor dicho, en las regiones del Hades, donde habita el clarividente ciego Tiresias, explicaría la profesora Thompson, cargada como tiene la batería de añeja literatura y mitos griegos.
    — ¿No estás tomándome el pelo, Eva? Este espantapájaros con figura de mendiga no puede ser una profe... y menos de clásicas.
    — ¿Pintoresca tu profesorcita, eh? Verás las sorpresas que te guardan sus clases, Rodrigo—. Muerta de risa, Eva se alejó hacia el edificio de filosofía mientras le recomendaba andarse con cautela con la profesora Thompson porque... ¡a saber por qué!, pues las últimas palabras las borró en el aire el traqueteo del camión que pasaba en ese momento recogiendo la basura.
    Como si la profesora Thompson adivinara que hablaban de ella, en un instante fugaz la divisó Rodrigo mirándolo con fijeza detrás de los cristales tornasolados de la puerta. El no sabía si los reflejos del vidrio, al influjo del sol poniente, habían vuelto a jugarle una mala pasada; lo cierto es que cayó de nuevo presa del embrujo de la primera visión de ella: se le volvió a manifestar en todo el esplendor de su abundante y hermosa cabellera orlada de fulgores mágicos que le daban una aureola de diosa, como salida de un extraño mundo de fantasías.
    A partir de entonces, siguió apareciéndosele a Rodrigo en su doble aspecto de joven embrujadora / vieja hurga basureros. El fenómeno ocurría aún durante las clases. Al principio, temiendo que los efectos de esa doble obsesión quimérica afectaran sus estudios, Rodrigo se vio tentado a dejar el curso sobre Homero. Sin embargo, una misteriosa fuerza venida de quién sabe dónde, incontrolable, lo hacía permanecer en él. Para justificarse, se repetía, sin convicción alguna, que tenía razones muy sustanciosas: ante todo, curiosidad. Sí, curiosidad, porque en el diario contacto con sus compañeros esperaba que alguno de ellos le revelase a él que también padecía de tan extravagantes espejismos; pero por lo visto, nadie a su alrededor mencionaba nada tan absurdo como el mal que lo estaba aquejando a él. Sus compañeros se complacían en poner en relieve sólo la descharchada figura de mujer que ha llegado a los límites, al se acabó todo y ya nada importa más. No obstante, todos reconocían que como pocos profesores, la Dra. Thompson daba unas clases fascinantes durante las cuales volvían a cobrar vida Ulises, Patroclo, Nausica, Penélope, Telémaco, Aquiles.
    En efecto, mientras ella exponía la materia, era imposible escapar al hechizo de aquel remoto mundo, el cual se instalaba en el espíritu de Rodrigo como algo presente, actual, que nunca hubiese muerto, ni moriría jamás. En varias ocasiones Rodrigo experimentó muy en vivo que en vez de palabras, la profesora le iba tejiendo a él — sólo a él — la "divina tela" (tela tejido textura texto); ligera, graciosa y espléndida labor de dioses que había venido urdiendo la "venerable Circe" en su palacio, también hecho por Homero de puras palabras. En clase, enredado en la hermosa trama que ella iba tejiendo con palabras, palabras y más palabras, Rodrigo se sentía feliz, más cómodo que moviéndose en su realidad de fugaces amoríos, de conversaciones fútiles, de películas violentas y eróticas, del dolor de haber sorprendido las infidelidades de su imperial padre, de la sumisión dolorosa de su madrecita tierna, benévola, resignada; también de las noticias alarmantemente feroces que lo atacaban por doquier desde el periódico, la radio, la tele, los mismos textos universitarios. La clase sobre Homero era para él un paraíso perfecto donde sorbía embebido el frescor de aquel río de palabras que arrastraba consigo todos sus pesares, angustias, preocupaciones, y lo dejaban limpio y prepotente como un héroe homérico.
    Así fue como la profesora Thompson captó el efecto mágico que producía sobre Rodrigo la urdimbre de sus palabras. Sin perder ocasión, lo colmó de palabras para hacerle saber que ella lo comprendía; le escribió al pie de los ensayos que ella le corregía, en las traducciones que él le entregaba como tarea cada semana y a veces en papelitos clandestinos. Las primeras notas pusieron énfasis en sus cualidades:
    Rodrigo, por lo que dices y escribes en clase, observo que eres muy inteligente; más que la mayoría de las personas. Lo raro es que también tu sensibilidad e intuición te permiten percibir datos sofisticados y multidimensionales que los demás no alcanzan ni a adivinar. Lo ignoras, pero en tu caso ocurre el fenómeno rarísimo de conjugar íntegramente el poder creativo e innovador de lo intuido y el analítico de la razón resuelveproblemas. ¡Y yo, que siempre me he creído más inteligente y capaz que los otros (perdona mi arrogancia)! Ante ti experimento la impresión de que has venido a mi vida como uno de esos héroes míticos que estudiamos y que aparecen para romper con todas las reglas de lo normal y corriente e instalarse vencedores en el centro del mundo. Lo que te digo es una verdad que debes imponerte y de la que debes sentirte orgulloso, como yo lo estoy, porque juntos, los dos formamos una pareja separada del resto de la raza humana. Y por favor, no hagas esfuerzos — los cuales serán vanos — por escapar a ese destino, como estás intentándolo desde que te conocí.
    Rodrigo no salía de su asombro ante tal análisis, el cual denotaba un gran interés en su persona. Además, le pareció que la profesora entendía aquel "destino" plantado en medio del papel, en el rígido e inapelable significado griego y que ella, quién sabe por qué hechicera capacidad, le advertía el contenido de su oráculo. Para complicar más las cosas, en carta adjunta al ensayo sobre el descenso de Ulises al Hades, ella le escribió:
    Por lo mismo que eres tal como te analicé en otra ocasión, es muy difícil que encuentres una respuesto simple a tu obsesiva pregunta de quién eres. No olvides que cualquier respuesta satisfactoria será siempre muy compleja. Recuerda lo que el existencialismo afirma, que cada uno es lo que escoge ser. Ulises escogió ser héroe. Tú te debates entre la aventura ilimitada de Ulises y las reducidas demandas inmediatas del joven Rodrigo, atrapado en los avatares superfluos de la vida burguesa de su familia, la cual no le calza en nada. Yo, en tu lugar, estaría furiosa por la injusticia cometida por la familia que se roba hasta la libertad de sus miembros con frívolas imposiciones y demandas; por pequeña que sea la libertad de cualquier ser humano, todos tenemos el deber ineludible de defenderla si no queremos quedar alienados.
    Sin ton ni son, siguió pasándole notitas. En una de ellas hacía énfasis en la desesperada necesidad (así, subrayado) que él tenía de establecer una sana y completa relación íntima con alguien. Lo curioso es que Rodrigo nunca aludió a eso ni a nada de lo que ella decía, aunque se vio forzado a reconocer que había un gran fondo de verdad en lo que ella conjeturaba. Sin duda alguna la mujer tenía algo de hechicera o se las sabía todas en el campo de la sicología. Entre otras cosas, ella le dijo que le daba lástima verlo tan impotente para proteger de las imposiciones de su familia lo que era para él inapreciable, como la íntima e íntegra relación con alguien. Agregó que le destrozaba el corazón, porque de alguna manera el cumplimiento de su destino (¡y dale con el destino!) rompería las amarras con los principios pequeñoburgueses de su familia. Acompañando la notita, en sobre aparte, y para mayor sorpresa de Rodrigo, venía la llave de su casa y un mapa: "Este es el mapa que te llevará, muchacho querido, a través del laberinto de autopistas de Houston hasta mi morada salvadora de la muerte existencial que te imponen ellos, los que diciéndote que te quieren, te están destruyendo", puso al pie del mapa.
    A partir de entonces la profesora Thompson no perdió oportunidad para escribirle papelitos de toda clase, en los que analizaba con agudeza la idiosincrasia de Rodrigo: la intensidad de sus problemas y emociones, su sensibilidad exacerbada, no comprendida por muchos que hasta lo llamaban neurótico, sicópata, en fin, todos esos membretes que se le ponen a la conducta que no se comprende por qué está fuera de los alcances de las inteligencias comunes. En otra carta le decía:
    No temo de manera alguna la intensidad de tus emociones y arrechuchos y por lo mismo prometo no abandonarte jamás. Has de saber, Rodrigo del alma, que conmigo puedes desplegar la amenazadora gama de tus pensamientos, iras y emociones. Yo te comprendo y comprendo tu frustración. Conmigo podrás ventilar todo lo que has vivido reprimiendo por temor a malentendidos.
    Te sobran razones para creer que lo que ves, percibes, piensas, sientes, es equivocado. Sin embargo, nada de eso es equivocado, sólo diferente a lo que los demás ven, perciben, piensan y sienten. Debes tener más fe en ti mismo, Rodrigo, muchachote tan de mi alma. Has de saber que mi tarea a tu lado es la de trasmitirte, infusionarte, saturarte de fe en tu talento y en la extensión de tu potencial. La otra tarea mía consiste sobre todo en librarte de tu familia y de las absorbentes obligaciones sociales que ellos te imponen; te prometo cortar del todo las amarras que te tienen maniatado y no te permiten entregarte a mí. La última de mis tareas reclama que tú y yo gocemos de momentos privados y que vengas a verme cuando las presiones del mundo exterior te hagan daño, para que ventiles tus frustraciones y pesares conmigo. Tú no lo quieres reconocer, pero desde el día que te vi a través del cristal de la puerta del edificio de lenguas, capté en tu mirada un anhelo intenso de morir, de acabar con tu preciosa vida para siempre. Desde entonces, mi amor por ti ha ido creciendo y creciendo. Y porque te amo, Rodrigo, mi Rodrigo, porque has llegado a ser todo para mí, lucharé a brazo partido y hasta daré mi vida entera por salvarte de ti mismo.
    Al leer aquello, Rodrigo siente que un raro vacío se ubica en su ser y que la vergüenza, el rechazo, la rabia, el desprecio hacia la vieja hurga basureros se apoderan de él. Sin embargo, el penetrante olor a soledad que despide ella le recuerda (¡extraña asociación sin fundamento!), la soledad de su frágil madrecita siempre empequeñecida por el fulgor juvenil de las amantes de su padre. Entonces se le viene al suelo el ánimo que lleva para dejar la clase de Homero, para enfrentarse a la profesora Thompson y gritarle las cuatro verdades de que se mire en un espejo y compruebe que con su imagen cincuentona, surcada ya de arrugas, sin belleza alguna, es ridículo pretender seducir a un mozalbete de su edad. Una vez ante ella, Rodrigo baja la vista y el aprendido código social de gentiliza hipocresía disimulo, se le impone de nuevo y sí, señora, ¿en qué puedo servirla?, déme la cartera que está muy cargada de libros, para llevársela, le abro la puerta, no tenga cuidado, sabe que estoy a sus órdenes, usted sólo tiene que mandarme. Así fue como después de una de las clases, y so pretexto de que con los atracos y violaciones que abundan por los alrededores de Montrose, Rodrigo la acompañó hasta su coche.
    — ¿Dónde estás estacionado, Rodrigo? — le preguntó la profesora Thompson cuando ya estaba instalada, con el pie en el acelerador.
    — A unas cuantas cuadras de aquí, pues hoy me costó encontrar espacio cerca. Debe tener lugar algún concierto o conferencia para que haya tanta gente por aquí.
    — Te llevo. Entra.
    Fue con miedo, mucho miedo, que Rodrigo entró al destartalado Chevrolet de los años de upa. Las piernas le flaqueaban porque en ese preciso momento recordó otra de las cartas en la que ella le decía que para defenderlo de la muerte (¡del Hades!), la cual pululaba en todo su ser, él debería abandonarlo todo, absolutamente todo y retirarse a vivir con ella en su mansión (sí, había escrito "mansión" y a él le pareció raro que con esa facha tan desgarbada tuviera una mansión) de Sugarland, donde sólo sus gatos le quitarían a ella poco tiempo para dedicárselo sin medida a él. Ahí, en su mansión, ella le daría cuanto él necesitara y pidiera:
    Para darte la paz que necesitas, Rodrigo, sólo para eso te llevaré a mi paraíso al que nadie más que mi legión de gatos entra ni entrará. Podrás darles mi teléfono a tus parientes y amigos para no cortar del todo amarras con el mundo de afuera. Allá, conmigo, verás cuánta paz y dicha alcanzaremos juntos, porque sabes que te amo con un amor rotundo y total, como nadie te ha querido antes, ni siquiera tu madre.
    A Rodrigo no le cabía duda de que ella era una hábil manipuladora de palabras, palabras que iba tejiendo a manera de una tupida red en la que él se iba sintiendo irremisiblemente atrapado, como ahora dentro del coche. En cuanto entró, le vino de golpe un violento tufo a orines y excrementos de gato que lo llenó de incontenibles náuseas. En seguida comprobó que mientras impartía clases por cuatro horas, la profesora Thompson había dejado encerrados a dos de sus numerosos gatos que se quedaron mirándolo con odio y rabia (al menos así le pareció a él cuando atrapaba en la oscuridad el oro luminoso de sus pupilas felinas... ¿Y si hubiese sido más bien lástima lo que le trasmitió el oro encendido de sus ojos? ¡Había un fondo tan humano en su mirada!).
    En ese instante, en la penumbra del desmantelado y ridículo Chevrolet ella volvió a aparecer ante Rodrigo en todo el juvenil resplandor pelirrojo del primer día. Entonces Rodrigo experimentó con más fuerza que antes que ya nada podía hacer para defenderse de ella, que de veras estaba atrapado en la red tejida por ella con palabras, palabras, palabras y palabras, escritas, susurradas, habladas, leídas, recitadas, palabras, y no, yo quiero irme a casa, déjeme usted, "señora, se me hace tarde, mis padres me esperan a cenar", "no seas tontuelo, mi muchachote querido, que ellos sólo te imponen obligaciones y yo en cambio te daré el olvido y abolición completos de todo: dolor, deberes, demandas, represiones, ¿ves cómo los vapores de este pulverizador exterminan el penetrante olor gatuno del coche?, así se disipará tu pasado en este mismo momento, vendrás conmigo a mi mansión cerrada para los demás y a partir de ahora, sólo tú y yo, yo y tú juntos en mi paraíso... nada más que tú y yo y el mundo de afuera eliminado para siempre..."
    * * *
    — ¿Se enteró usted, que desde el jueves pasado, después de la clase suya, Rodrigo Carrillo no ha regresado a su casa, ni ha telefoneado a su familia? — le preguntó a la profesora Thompson Claudia, una de las alumnas del curso.
    — ¿Ah? ¡No lo sabía!
    — Como acaba de pasar lo de Mark Kilroy y la macabra carnicería... digo, el sacrificio satánico en Matamoros, la familia Carrillo y la policía lo están buscando temerosos de que haya sido otra víctima de los narcotraficantes.
    — Se teme lo peor, dicen los periódicos, y lo malo es que no han dado con la menor pista — con voz llena de ansiedad, comentó Héctor, el amigo íntimo de Rodrigo —. Sólo saben por nosotros que estuvo el jueves en esta clase y que después ni siquiera entró en su convertible que encontraron estacionado en el mismo sitio donde lo había dejado al mediodía, cuando regresamos juntos de tomar un piscolabis. Como antier se descubrió por estos barrios otra banda de traficantes de drogas que también practicaban cultos satánicos, se imaginará usted cómo está de angustiada la familia.
    — ¿No la interrogó a usted la poli como a nosotros?
    — Oh, sí, sí, pero qué podía decirles yo? Rodrigo debe estar con alguno de sus parientes de Miami, de quienes se pasa hablando. Tengo la corazonada de que esté donde esté, no corre peligro... ningún peligro. Sigamos con Homero. Comentábamos el pasaje en el que Ulises y sus camaradas llegaron a la isla Eea.
    Héctor fijó la vista en el libro donde se relata cómo los que se alejaron de la nave oyeron a Circe que cantaba con una hermosa voz, mientras tejía en su palacio "una divina tela, tal como son las labores ligeras, graciosas y espléndidas de los dioses..." Al posar de nuevo la mirada en la profesora Thompson, no podía dar crédito a sus ojos: en lugar de la mujerota alta, fornida, jamona, desaliñada, en la penumbra de la vejez, de rasgos duros y amargos, apareció ante él ¡increíble!, ¿estaría soñándola?, como una bella y atractiva joven de abundante cabellera rojiza — aureola rubicunda que le daba un aire de diosa prepotente. Además, en vez del vozarrón al que él se había habituado, con voz melodiosa que a sus oídos parecía un cántico divino, ella seguía relatando cómo los compañeros de Ulises fueron convertidos en puercos por Circe, "pues ahora ellos tenían cabezas, gruñidos y cerdas de puerco; eran puercos en todo, menos en la inteligencia, que mantenían igual que antes. Entonces ahí fueron miserablemente encerrados en la pocilga".

    En seguida esta importante reseña literaria del cuento que acaba de leer. Al Dr. Vincent Spina un agradecimiento por este aporte de gran relevancia.

    Rima de Vallbona. Tejedoras de sueños versus realidad.
    Madrid: Ediciones Torremozas, 2003.

    No sé si, por ser mujer, una autora escribe de una manera esencialmente diferente de su contraparte masculina. Según una noticia emitida por nada menos que PBS (el sistema de radiodifusión público de los Estados Unidos) sí existe una diferencia y ésta reside en el predominio del uso de ciertas preposiciones; es decir, las mujeres prefieren unas preposiciones y los hombres, otras. Desde luego, esta preferencia fue calculada por un programa de computadora y, me imagino que será tarea de otros programas mostrar qué es lo que tiene que ver, a largo plazo, esta preferencia “preposicional” con la vida de los hombres y las mujeres.

    No obstante esta observación, también es verdad que siempre ha habido textos designados para la mujer, y otros para el hombre. Cuando Andreus Huyssen intentó mostrrar el cambio entre el discurso modernista y el posmodernista, se fijó en estas designaciones y, comentando sobre Madame Bovary de Augusto Flaubert, notó que durante el período modernista había una división entre “el arte mayor” y “la cultura popular”. Según Huyssen, Flaubert muestra que la tragedia de Emma Bovary se debe justamente a su predilicción por los textos sentimentales y melodramáticos que caracterizan y provienen de “la cultura popular”, y constituyen un discurso destinado a la mujer y designado “testo femenino”. Huyssen sigue notando que para el posmodernismo este tipo de previlegiar un discurso sobre el otro desaparece a tal punto que el discurso antes considerado “arte mayor’” puede mezclarse libremente con el discurso popular en un solo texto.

    Y respecto a Tejedoras de sueños versus realidad de la escritora costarricense Rima de Vallbona los textos se mezclan, o mejor decir, se entretejen. Predomina en estos cuentos de esta nueva colección el discurso femenino filtrado por una gama de voces (textos) femeninas desde las más académicas hasta las más telenovelescas (aunque el mismo uso del giro gramático de “desde ... hasta” “presupone un previlegiar” que no existe en los cuentos).

    Si menciono un discurso femenino no quiero decir que he contado el uso de preposiciones. Sí podemos identificar en estos cuentos una voz femenina, o un discurso femenino, el cual no se basa en la biología – en los genes – sino para Vallbona en la doble enajenación que experiementa la mujer frente a la sociedad, o simplemente frente al prójimo. En la introducción de Tejedoras el crítico Jorge Chen Sham alude a un tipo de enajenación analizada por Miguel de Unamuno, a quien cita:
    El filósofo-novelista“suele filosofar, o para resignarse a la vida, o para buscarle alguna finalidad, o para divertirse y olvidar penas” y ello ocurre en estos relatos de Rima de Vallbona, en donde, al replantear la propia condición humana con esta vivencia del ser, los personajes femeninos toman conciencia de sus fracasos... (9).

    Chen se refiere a los fracasos matrimoniales, amorosos, etc., facasos también del hombre. Pero existe otro tipo de enajenación, el que Julia Kriseva delinea en ensayos como “La mujer china” y “Stabat mater”. Sería demasiado intentar una idea completa del pensamiento de esta autora, pues ella esboza una serie de factores desde los biológicos, hasta los sociales, que separan a la mujer del hombre y hacen de ella “el otro”, lo diferente. El cuerpo de la mujer es diferente; ella puede quedar embarazada y dar a luz. Y el amor entre madre e hijo se destaca como otro tipo de amor. Dentro de la sociedad, por lo menos la judeocristiana, la mujer existe fuera de la Ley establecida entre Dios y el hombre; está subrodinada a él, “sin conección con la ley de la comunidad y su unidad política y religiosa” (Kristiva: 140).

    Es desde esta profundidad de enajenación que surgen las diferentes protagonistas y sus voces (sus textos) de estos relatos, cada una con sus propias peculiaridades y cualidades, las cuales las distinguen como seres, a menudo agónicos, y siempre vivientes, mientras que se unen para entablar lo que yo considero un discurso femenino único y magistral.

    “El misterio de la página en blanco” a duras penas se clasifica como cuento corto; será un poema, pero hay un yo que nos habla y no como el de la poesía, sino que parece ser un personaje con toda una historia, al cual lo hemos sorprendido en un momento crítico de la vida, el momento de enfrentarse con la nada, su propia nada, donde, paradójicamente existe la totalidad de su vida. Y la nada es la página que tiene que ser sondeada para sacar orden cuando no sentido de la vivencia. Así, es un mini-texto, entre poema y relato, acaso un texto femenino por eso mismo, pues en términos de Kristeva, si la mujer no existe en cuanto a la ley entre Dios y el hombre, ¿dónde existirá? Y un texto que elude una designación genérica y, a pesar de esto, nos despierta la inquietud más ubicua de nuestra vivencia (¿qué hacer frente a la nada de nuestra existencia?) urge la misma pregunta: ¿dónde existirá? Y ¿de qué forma socava, cuando no deconstruye nuestro concepto del género, es decir, de la Ley?

    Dos cuentos que acaso se deben considerar juntos son “Caña hueca” y “El juicio de Dios” por estar contados en tercera persona; además, por la apoximación del tono de la voz que relata, una voz profundamente arraigada en el pueblo costarricense, y hasta con huellas costumbristas; al mismo tiempo, capaz de captar los momentos más íntimos y vulnerables de las protagonistas, sobre todo en el caso de Caridad, el personaje principal de “Caña hueca”. durante muchos años, Caridad es la maestra del colegio; vive sola y casi invisiblemente en el pueblo. No tiene amigos pero muestra una compasión única con los que sufren las burlas de los habitantes del pueblo, burlas de las que ella misma es víctima. Nunca ha tenido enamorado aunque ha sentido afecto por un muchacho de su juventud, y por dos personajes femeninos. Uno de ellos es una mujer recién venida al pueblo, y el otro, es una amiga de su adolescencia. Cito aquí un trozo de la narración donde paulatina y sutilmente la voz narrativa omnisciente se entreteje con el amor y la pasión lesbianos nacientes de la joven Caridad:
    ...y ahí estaban esas manos caritativas arrancándoles a sus carnes vírgenes toda una gama de vibraciones desconocidas, únicas... y luego el beso en el hombro... que le llegó al sexo hecho llama turbadora... ella se arrebujó en el ímpetu de su emoción y pasivamente se dejó llevar por el cauce desconocido que le abrían aquella caricia, aquellos labios de fuego... (52).

    A lo largo del relato, Caridad trata de convencerse de que el amor, sea homosexual o heterosexual, no puede ser pecado. Desgraciadamente no puede superar la “Ley” (en el sentido kristeviano de esta palabra): ni la Ley de su religión católica que no se satisface hasta que no substituya todo el sentido amoroso de la protagonista con su dogma frío y deshumanizante, ni la Ley de los vecinos mantenida por la burla, el chisme y la risa. Y privada de la caridad (el amor) Caridad se vuelve una caña hueca.
    Con una voz similar a la de “Caña hueca” se revela la protagonista, Hermelinda Labroma. Pero si su apellido es una broma, ella no es ningún hazmereír, ni tampoco una víctima de su amor y su propia conciencia como en el caso de Caridad. Vuelta a su pueblo natal de Nograles y hecha millonaria a la muerte de su esposo, un “gringo” millonario, su deseo es nada menos que edificar un burdel en el centro del pueblo donde quedará como burla concreta de la iglesia y del juicio de los feligreses del pueblo; o sea, un desafío audaz de la Ley que carcome a Caridad. Así, cuando el edificio se quema en una tormenta de relámpagos se cumple “el juicio de Dios”, como lo consideran el sacerdote y otros poblanos; entonces surge otra voz femenina, no la victimizada de Caridad sino la paladina de una mujer que no se rinde frente a las “buenas costumbres” ni a la opinión del público:
    —¡Los nogralenses, y con ellos Dios también, a partir de ahora van a saber quién es Hermelinda Labroma, la que nunca se da por vencida! Con el dinero que me pague el seguro, construiré, no sólo otro burdel, sino también un casino y una taberna, con lo que serviré el pecado a manos llenas a todo cuanto en los hombres del pueblo atice su apetito de mundo, demonio, y carne (42).

    Dos cuentos más que, por varias razones, se pueden considerar juntos son “Los frutos de la verdad”, y “¡De los ángeles mensajeros, líbrame, Señor!” En primer lugar, los dos relatos son brevísimos, comparten cierto matiz de humor e ironía, y se reducen a una voz, que a pesar de no surgir jamás de la anominidad, manifiesta su frustración profunda ante el estado de inferioridad que ineluctiblemente ocupa la mujer. En “Los frutos de la verdad” una mujer anónima entra a una abacería para pedir “una migaja de comprensión, una pizquita de ternura y una mirrusca de paz” (19). Acaba, desde luego, en un manicomio rodeada de otras “locas” que piden lo mismo. En “¡De los ángeles mensajeros, líbrame, señor!” una setentona se espanta ante un ángel caído del cielo porque teme que ella, como tantas mujeres bíblicas, ha sido escogida para concebir.

    Del humor causado por el uso de los giros sintácticos populares el lector se percata de que se trata de mujeres del pueblo “estereotípicas”. Pero es un humor irónco puesto que, desfrazada tras su lenguaje y manerismos, yace su tragedia de mujeres destroncadas por la falta de todo desde el afecto hasta su reconocimiento como seres humanos. El que una anciana piense que un ángel venga a anunciarle una concepción milagrosas (ni pensar que haya tenido contacto con un ángel) manifiesta la profunidad de su frustración como mujer “estéril”. El pedir en una tienda lo que un ser humano ha de tener por derecho, de nuevo muestra esta misma profunda frustración. Aquí se podría referir al uso del realismo mágico por Vallbona, pero lo que más salta a la vista es un estado halucinatorio de sueños destejidos y arrollados por la realidad, el cual acerca la obra al movimiento surrealista, al mismo tiempo que muestra que la protagonista es tanto una víctima de su propia (sub)conciencia como de la sociedad que la rodea.

    Por su tema de amor frustrado también se pueden considerar juntos “Una modesta eternidad” y “Tierra de secano”. “Una modesta eternidad” se destaca por su tejido de una voz “masculina” y otra “femenina” (en terminos huyssenianos). La protagonista es obviamente una lectora ávida de Borges hasta poder recitar unas líneas de un cuento corto suyo donde habla de “una modesta eternidad”: y, de allí se arranca la voz “masculina”. Pero en seguida otra voz “femenina” irrumpe; es la de un narrador omnisciente cuyo tono, no obstante, paralela los sentidos o la sensiblidad de la protagonista preocupada por la desaparición de un antiguo enamorado nuevamente encontrado después de la muerte de su esposo. Recuperándose de una operación para extirparle el cáncer, la mujer se duerme y sueña con el enamorado y, del mundo de Borges y de su estilo, escueto, Vallbona nos transporta a otro mundo por medio de una voz romántica en la que el surrealismo cerebral borgeano se convierte en el relato de un amor no realizado, pero sí fuertemente imaginado, en un sueño: una modesta eternidad. Pero si esta “eternidad”, digamos tejida, tiene algo que ver con la realidad...no se sabe.
    “Tierra de secano” capta otro amor frustrado pero no por medio de un contraste abierto entre voces masculinas y femeninas; o sea, entre el discurso masculino y el femenino. Contado en primera persona en la forma de una carta más bien se parece a un preludio a una telenovela repleta de melodramatismo y otros toques sentimentales que caracterizan ese género: “Te ruego que rompás estas páginas tan pronto las hayás leído” (83). Pero si nos quedamos en la superficie de este discurso telenovelesco (denominado asimismo femenino), hemos de perder el ser palpitante y agónico que se halla al fondo: una mujer frustrada en su amor sexual hasta el punto de negarlo por completo y agradecerle al amante “platónico” “por haber llenado mi vida de un no sé qué de inefable y único” (88). ¿Hemos de creer esta declaración al pie de la letra o sondear la profundidad de esta frustración femenina frente a una realidad deshumanizante? ¿Y en qué momento, se preguntará el lector, se convierte el discurso femenino en el discurso feminista de protesta?

    En “El legado de Venerable María de Jesús de Agreda”, la protagonista es una mujer, pero lejos de estar hundida en los discursos de las telenovelas y novelas románticas de la misma índole, este personaje es profesora, y como tal, domina el discurso universitario, discurso relegado a la voz “masculina”. Además está involucrada en la actividad de todo profesor que quiere conseguir la santa “promoción”; es decir, se encuentra en una biblioteca de México preparando una conferencia. A nuestro ver, pocas actividades representan mejor el mundo “masculino” que este saqueo intelectual de los documentos más sagrados de nuestra cultura, no para mejorar el alma humana, ni siquiera para gozar de la lectura, sino para subir de categoria social y profesional y, acaso para incrementar el sueldo. No obstante todo esto, la protagonista encuentra, por casualidad, la obra de una monja mística, la venerable María de Jesús, que vivió en el siglo XVII.

    A la protagonista la devora poco a poco el interés en la monja mística, cuyas palabras y acciones, le llegan a lo profundo de su ser; pese a que ella misma ni siquiera la había conocido, se desplaza en el tiempo y el espacio y se convierte en testigo de la monja. Hasta aquí se parecerá a un cuento de desdoblemientos acaso al estilo de Julio Cortázar. Pero quien piense así se equivoca, pues mientras el escritor argentino a menudo experimenta o juega con la posiblidad del doppelganger y con la relatividad del tiempo, el cuento de Vallbona parece tener otras finalidades más relacionadas a la psique de la protagonista y la de la monja María de Jesús. Al discurso de ésta le falta toda la lógica que se espera de un profesor asistente que lucha por su “promoción”; es un discurso de dudas sobre la persona misma, sobre el camino correcto hacia la salvación y, al mismo tiempo, es un discurso de pasiones. Es, en comparación con la ponencia que la protagonista piensa escribir, lo opuesto, lo otro, lo femenino. Es un discurso halucinado que la asalta desde su propio ser negado por el discurso masculino a que se ha apegado. Finalmente el relato de la monja, a pesar de lo halucinante que parezca, atrae a la profesora precisamente porque es un desdoblamiento de su propio yo enloquecido a causa de la persona en la que ella se ha convertido: un ser que se ha negado a sí misma para competir en un mundo deshumanizante.

    “El nagual de mi amiga Irene” y “Mi alteránimus” se pueden considerar juntos, ya que tratan de seres – el nagual y el ateránimus – que pueden considerarse reales o imaginarios, y que efectúan cambios radicales en la vida de las protagonistas de estos cuentos. El neologismo “alteránimos” puede relacionarse con el término junguiano “animus”, el “ánimo” masculino que, según el psicólogo, completa el ser femenino (del mismo modo que un ánima completa el ser masculino). Asimismo reconozco que al cónyuge se le refiere como la otra mitad – ¿será el “alteránimos la otra mitad? Sea como sea, aquí se trata de una mujer culta, imaginativa, que realiza un papel activo dentro de su círculo de conocidos, la cual, sin embargo, está conectada a un ser – su alter, “otro”; ánimus, “ánimo” – que por fuera es toda una belleza y de quien ella se siente altamente orgullosa – ¿demasiado orgullosa? –, pero que por dentro él la atormenta y la tortura. De una manera penumbrosa, Vallbona nos hace cuestionar lo que es lo femenino, y especular que dentro de lo femenino existe lo masculino, el ánimo que, según la Real Academia,”es el principio de la actividad humana”, el cual motiva y energiza a la protagonista al mismo tiempo que la martiriza. Así ella acaba diciendo:
    Deshacerme de Dulceamor [el nombre que le da] y dejar de ser original, única excepcional entre amigos, conocidos y desconocidos, equivale a una forma de
    suicidio: prefiero vivir martirizada y bajo el dominio de este diabólico monstruo,
    a perder el privilegio ante los demás, de poseer algo único (93).

    En “El nagual de mi amiga Irene”, una amiga de la narradora también posee algo único: el nagual, el cual, llegamos a saber, es su propio hijo, pero un hijo extraño, huraño e introvertido; amante de los trenes y las rosas; gordo y medio tosco (en contraste con el alteránimus brillante y fino); en fin, un hijo que llega a simbolizar para la madre todo lo bello y evanescente de la vida. De modo que el hijo, aunque existe aparte de la madre y de la narradora, a medida que simboliza las cualidades más bellas y finas para la madre, primero, y, luego, para la narradora, llega a ser internalizado por las dos. Se convierte en otro “ánimus” pero uno que no las llena de orgullo sino que les muestra todo lo verdaderamente apreciable de la vida.
    Contrastemos las últimas líneas de este cuento con las de su contraparte de arriba:
    –Daniel-Minou, nagual de mi amiga Irene – blanco, tan blanco que irradia blancura
    cegadora bajo los fulgores de la mañana, me mira persistentemente con la indiferencia de los que están más allá de la vida y de la muerte... y yo, a la altura de
    un tercer piso, lo miro desde la desolación de mi efímera fragilidad de carne y hueso
    y es tanta mi ansia de penetrar en su región paradisíaca, tanta, tanta que... (68)

    Si hay algo que criticar en esta colección de cuentos es su brevedad, pues en estas páginas Vallbona llega a la cumbre de lo que es el cuento corto, en cuanto a la compresión de un máximo de sentido y de significado dentro de un mínimo de palabras y, por lo tanto, habría sido un placer seguir leyendo. De modo que se puede hablar de la “jouissance de la lectura” ya que aquí el discurso “femenino” que se matiza por rasgos del feminismo, destaca a la mujer víctima de sus circumstancias, y se entreteje con hilos del discurso “masculino”, para asumir al final todo en una tapicería de la vigencia humana repleta de bellezas evanescentes y tragedias ineludibles.

     

     

     

    Comentarios facilitados porDisqus

     

    PROMOCIÓN PARA USTED

    Agradecemos a nuestros visitantes con una oferta especial en cada página:

    SONDEO

    SUSCRÍBASE

    Elija "SUSCRIPTORES" si desea recibir el boletín informativo de Culturacr.net y "TOURS" para informativos solo de tours:

     

    TOURS 2014:

    Sábado 20 y domingo 21 de SETIEMBRE: "Avistamiento de ballenas + esferas de piedra" Cupo limitado, pocos campos disponibles.

    Domingo 28 de SETIEMBRE: "La ruta de los héroes: ríos Sarapiquí y San Juan hasta isla Calero" Reserve a tiempo, cupo limitado.

    Domingo 5 de OCTUBRE: "Monumento Nacional Guayabo + Jardín Lankaster" Reserve a tiempo, cupo limitado.

    También vamos para Corcovado, culturas indígenas, Isla del Caño, Isla San Lucas y otros en octubre y noviembre...

    CONTACTO:
    Tel. 8527-2814 o giras@culturacr.net

    INTERESANTES

    Mujeres chorotegas eran amazonas prostitutas muy respetables

    A Joaquín Gutiérrez la boca se le hace cuento

    Los 7 libros costarricenses preferidos del público

    Librerías de usados guardan tesoros de ayer y hoy

    Los medios digitales más visitados de Costa Rica

    Las 7 bellezas culturales de Costa Rica para conocer

    sobre ESCRITORES

    Adriano Corrales
    Alberto Cañas
    Alfonso Chase
    Ana Istarú
    Antidio Cabal
    Arabella Salaverry
    Carlos Rubio
    Carlos Salazar Herrera
    Eunice Odio
    Evelyn Ugalde B.
    Frank Ruffino
    Francis González
    Geovanny Debrús J.
    Guillermo Fernández
    Laura Zúñiga
    Luis Enrique Arce N.
    Mariamalia Sotela
    Rafael Ángel Herra
    Samuel Rovinski
    Sebastián Potenzoni
    Tatiana Lobo W.
    Uriel Quesada
    Yadira Calvo

    Inicio / Contacto / Suscripción / Publicidad / Quiénes somos / Historia / Convocatorias / Multimedia / Versos semanales / Taller Escritura
    / Cartelera de teatro / Turismo cultural / Donación / Tienda cultural / Publicidad aquí / Curso redacción

    ® Derechos reservados 2005-2014. Culturacr.net. Director: Geovanny Jiménez S. Contáctenos. Ver condiciones de uso. Colaboradores.

    Ir arriba